{La Ruta hacia la Navidad} Siempre Fiel

miércoles semana 3

“Y que tu casa sea como la casa de Fares, el que Tamar dio a Judá, por la descendencia que el Señor te dará por esta joven.” (Rut 4:12)

Al llegar al pasaje de hoy, ¿Querrías inclinar tu cabeza conmigo, aquietar tu corazón mientras vamos más despacio y saboreamos la Palabra de Dios en medio de esta ajetreada temporada?

“Señor, te traemos nuestro todo, nuestro cansancio, nuestras ocupaciones. Aquieta nuestros corazones mientras nos presentamos ante Tu Palabra hoy, para que podamos saber de ti. Amén“.

Vamos a profundizar en:

“Y que tu casa sea como la casa de Fares, el que Tamar dio a Judá, por la descendencia que el Señor te dará por esta joven.” (Rut 4:12)

¿Qué está diciendo este versículo?¿Qué es importante acerca de Tamar y por lo tanto acerca de Rut?Y ¿qué tienen ambas en común?

Tamar era un personaje un poco desagradable, al incluir mentir y pretender ser una prostituta como parte de su curriculum. Mientras que Ruth era una mujer honrada, ella era, sin embargo una extranjera despreciada, una extraña entre los elegidos de Dios.

Mateo nos habla acerca de la ascendencia de Jesús en su Evangelio. El ángel le dijo a José: “le pondrás por nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de sus pecados.” (Mateo 1:21)

Jesús vino a salvar a los pecadores, la gente como sus propios antepasados, gente como Tamar y Rut, gente como tú y como yo.

Rut es un personaje adorable.Nos encanta escuchar la historia de su fidelidad a su suegra Noemí {Rut 1: 14-18}, cómo ella eligió quedarse a su lado sin importar lo que pase.Rut es celebrada como el símbolo de una mujer fiel, una a emular y buscar sus características.

El amor de Rut y su fidelidad a Noemí son hermosos. Ella salió de su casa, su pueblo, y arriesgó su reputación con el fin de permanecer fiel a ese amor. Pero esta no es sólo una historia de la fidelidad de Rut, es una historia de la fidelidad de Dios. Es una historia de fidelidad al pacto de Dios (hesed) a Noemí y Rut, a Israel, y en última instancia de Su verdad para nosotros, su pueblo.

El amor de Jesús es mucho más grande que el amor de Rut para Noemí. Él dejó su lugar en el cielo, y no sólo la seguridad de la patria de Moab. Él no se limitó a arriesgar su reputación por nosotros, Él se convirtió en un hombre sin reputación, despreciado y rechazado por los hombres.

Dios, en su amor y soberanía, dio a Rut el redentor que necesitaba, y, al mismo tiempo, ¡preparó el camino para el Redentor por excelencia! “Bendito es el Señor que no te ha dejado sin un redentor hoy, y que Su nombre sea alabado en Israel “. Rut 4:14

Lo que Él comenzó con Tamar, y luego Rut, lo completó en Jesús. ¡Qué Su nombre sea alabado!

Toma un momento hoy y canta “Venid fieles todos”. Mientras lo haces, recuerda que es por Su fidelidad que podemos ser contadas por fieles como Rut.

¡Venid y adoramos a Cristo el Señor! Él es fiel para siempre.

Adorándole,

joy-signature

LoveGodGreatly.com

JoyForney.com

Traducido por Joanna Pérez de Merino

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s