María escogió creer a Dios

maría escogió creer a Dios

Lucas 1:39

En aquellos días, levantándose María, fue de prisa a la montaña, a una ciudad de Judá; y entró en casa de Zacarías, y saludó a Elisabet.

¿Por qué Dios escogió a María para ser la madre terrenal de Jesús?

No era más que una joven de unos 15 o 16 años – venía de una familia modesta de la cual ni conocemos los padres, y de un pueblo muy humilde llamado Nazaret de Galilea. ¿Por qué ella? ¿Por qué no una mujer mayor, con más experiencia de vida, de una familia más pudiente y más prestigiosa, y de una ciudad más grande?

Dios escogió a María porque Él no mira ni valora lo que nosotras miramos y valoramos. Nosotras nos fijamos en lo exterior, en lo que se ve, mientras Dios se concentra en lo interior, en lo que no se puede ver, en lo que hay en el corazón (1 Samuel 16:7)  Y como el corazón de María era sensible y devoto a Dios, Dios la favoreció a ella.

Cuando el ángel Gabriel fue enviado por Dios a darle las buenas nuevas a María  de que ella, siendo virgen, iba a concebir y dar a luz a un hijo que se llamaría “Hijo del Altísimo” – él le dijo: “… ¡Salve, muy favorecida! El Señor es contigo; bendita tú entre las mujeres… has hallado gracia delante de Dios.” (vs. 28 y 30)

Te invito a que leas Lucas 1:26-56. En esta lectura, veremos algunas razones por las cuales Dios escogió a María como madre de Jesús:

1)    María era una mujer apartada, pura y consagrada – “… y el nombre de la virgen era María.” (v.27)
2)    María era una mujer humilde y sencilla, que reconocía su dependencia de Dios – “… He aquí la sierva del Señor…” (v.38) – “… Dios mi Salvador… ha mirado la bajeza de su sierva…” (vs. 47,48)
3)    María era una mujer sumisa y obediente a las órdenes de Dios – “… hágase conmigo conforme a tu palabra.” (v.38)
4)    María era una mujer llena de fe – su prima Elisabet dijo de ella: “Y bienaventurada la que creyó, porque se cumplirá lo que le fue dicho de parte del Señor.” (v.45)
5)    María era una mujer llena de alabanza – “Entonces María dijo: Engrandece mi alma al Señor.” (v.46)
6)    María era una mujer llena de gozo, aun cuando lo más inverosímil le estaba sucediendo – “… mi espíritu se regocija en Dios mi Salvador.” (v.47)
7)    María era una mujer de las Sagradas Escrituras, de la Palabra de Dios –ella demostró haber conocido muy bien los pasajes y los temas del Antiguo Testamento concerniente al Mesías que había de venir (vs.46-55)
8)    María conocía muy bien al Dios que servía – para ella, Él era el “Señor”, “Dios mi Salvador”, “el Poderoso”, el “Santo”, el hacedor de “proezas”, el exaltador de los “humildes”, el dador de “misericordia” de generación en generación (vs.46-55)

Unos comentarios para finalizar:

María fue mujer como cualquier otra, pero escogida para una tarea única en la historia. Fue sierva sumisa a Dios y ciertamente bendecida en forma singular, pero pecadora y necesitada de salvación como cualquier otra persona. Su vida después como esposa y madre de otros hijos fue un sacrificio vivo, santo y agradable, la misma conducta que Dios pide de cada cristiana.

Experimentó dolor al observar el ministerio de Jesús, su rechazo, y su muerte en la cruz por nuestros pecados, y los de ella también. Se regocijó al ver los milagros de su Hijo y escuchar sus enseñanzas, pero lo más gozoso fue el hecho de verle resucitado de la muerte y poder consolarse con Sus promesas antes de volver al Padre. Ninguna otra mujer hará lo que hizo María, pero todas nosotras, mujeres, grandes y jóvenes, igual a María, podemos depositar nuestra fe en el Señor Jesucristo para recibir el perdón de pecados y la vida eterna.

María escogió lo mejor: creer la palabra de Dios. Si usted, amiga, no lo ha hecho, le invito hacerlo hoy. Los ojos de Dios miran por toda la tierra, buscando más “Marías” mujeres apartadas, humildes, fieles, llenas de alabanza y oración y gozo a través de las cuales Él pueda llevar a cabo Sus propósitos y Sus planes eternos para el bien de la humanidad.

¿Será que tú y yo somos de ellas? ¿Será que tú y yo también somos favorecidas y benditas, porque hemos hallado gracia delante de Dios? Que así sea.

Patricia ✿⊱╮

Tutti-Frutti

Anuncios

2 Replies to “María escogió creer a Dios”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s