Viviendo con gratitud en medio de nuestra historia imperfecta

S2 miér 2

No es un secreto que me encanta una buena historia.

 

Me encanta leerlas, y me encanta escribirlas. Nada me cautiva más que algo que es de la vida real, cercano y personal. Agrega una buena imagen y es un éxito.

Las historias tienen el poder de movernos y enseñarnos. Abren nuestros corazones, exponen nuestros sentimientos y nos ayudan a pasar a través de nuestras propias convicciones. Y las buenas historias a menudo ayudan a llegar a un acuerdo con nuestras dudas y debilidades, nos mueve hacia adelante a un lugar de confianza y acción.

El mundo y nuestro orgullo nos dicen que contemos una buena historia. Que mostremos nuestros mejores lados a nuestros amigos. Que publiquemos nuestras fotos más favorecedoras en los medios sociales. Que fotografiemos el orden y la belleza tanto como sea posible para que nuestras historias se vean y se escuchen bien. Así vamos a quedar bien.

Pero, ¿has notado qué historias se vuelven virales en Internet?

Estoy aquí para decirte que por lo general no es la vida perfectamente empacada. La mayoría de las veces no lo es, son las palabras y los videos que son crudos y reales; los que hablan de la esperanza en tiempos difíciles, el amor que vence la prueba, el bien que gana sobre el mal, y la gratitud en el final de todo. Puedes pensar en una ahora mismo, ¿no?

¿Por qué sucede esto?

Yo creo que es porque estamos atadas muy bien a una historia de redención.

La Biblia es sólo eso – de principio a fin – una larga historia que nos lleva a través de este increíble viaje de subidas y bajadas, de rebelión y angustia hasta que la esperanza, el sacrificio y la redención finalmente ganan. ¡Qué glorioso que la imperfección de los necesitados conduce a la gratitud por la provisión de un Salvador perfecto!

La historia más grande jamás contada.
     Si la gratitud es nuestro enfoque, y ya que Jesús es la fuente duradera de nuestra gratitud, se deduce que si tú has sido rescatada, tú también tienes una historia importante que contar.
“No puedo contar mi historia”, dices.

Es demasiado complicada.

Demasiado imperfecta.

Demasiado incompleta.

Demasiado sin resolver.

Demasiado dura.

Demasiado {completa el espacio en blanco…}

Pero espera.

Recuerda, las mejores historias no son las perfectas. Escucha, nadie puede agradar a todos de todas maneras. Las mejores historias se centran en la esperanza y la gratitud que vivimos en medio de nuestras historias imperfectas, porque toda la gloria se desplaza lejos de nosotras y regresa al verdadero héroe de nuestra historia… nuestro Salvador perfecto.

Si realmente vivimos llevando a cabo este tipo de genuina gratitud constante, en el medio de nuestro desorden imperfecto… esta sólo podría volverse viral.

Una mujer que tiene confianza y contentamiento de lo que ella es en Cristo rebosa de gratitud, incluso en medio de su menos que perfecta historia, permitiendo que la hermosa historia de redención de Dios brille a través de ella a la siguiente generación.

Él nos ha dado a cada una de nosotras una historia.

Depende de nosotras decidir lo que vamos a hacer con ella. ¿No te gustaría elevar hoy el nombre de Jesús por la gratitud que vives en medio de tu historia imperfecta?

Hablemos:

¿Estás luchando por vivir en gratitud porque estás atrapada en lo imperfecto?

¿Cómo podemos orar por ti hoy?

¡Vamos a animarnos unas a otras en la sección de comentarios de abajo!

 

A sus pies,

Whitney1

LoveGodGreatly.com

Traducido por Joanna Pérez de Merino

Anuncios

5 Replies to “Viviendo con gratitud en medio de nuestra historia imperfecta”

  1. Mi vida y mi familia no es para nada perfecta… pero aquí y ahora doy gracias a Dios por todas las personas que me rodean, por todo lo que tengo y por todos los momentos en los que puedo disfrutar, como en estos de vuestras enseñanzas y comentarios … gracias a Dios porque pone en nosotras tanto el querer como el hacer. Un abrazo

  2. Hola.
    Para nada tengo una historia perfecta, pero es mi historia, debo vivirla como Dios quiere que sea. Lo importante es que en cada capítulo de la misma Él ha prometido estar conmigo hasta el fin. Vivamos y compartamos nuestra historia con otras que aún no comprenden porque su historia no es perfecta.
    Bendiciones

  3. Que preciosa reflexión, yo estoy llevando este estudio adicional a la página por medio de Watsapp y ayer precisamente una Hermanita compartía sobre una situación de enfermedad que se ha presentado a su vida bastante difícil, pero que en medio de ella agradecía al Señor el poder servirle, me hizo reflexionar mucho, porque a veces nosotros tenemos más facilidad de agradecer cuando todo va bien, cuando tenemos abundancia, pero cuando la gratitud al Señor como nuestro Salvador es parte de nuestra vida no importan las circunstancias, nuestra dependencia no viene de ellas sino del Todo Poderoso, del Altísimo y por eso no nos cansamos de darle gracias, de alabarlo de bendecirlo, de glorificar su Santo y precioso nombre!

  4. Doy las gracias a mi Señor por hacer parte de mi historia desde mi concepcion, por tener unos abuelos y padres maravillosos que se preocupavan por mi, por mi marido, por mis hijas ,por mis amigos y familia, afinal todos sois participantes de mi historia de.vida. Han visto mis luchas, mis victorias misbalegrias y tristezas. Gracias mi Dios , muchas gracias..n

  5. Mi vida no es perfecta y cada día quiero agradar a Dios con mi vida. Quiero agradecerle por lo bueno y misericordioso que El a sido conmigo. Quiero vivir una vida de gratitud a Dios. Hacer de la gratitud un estilo de vida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s