Gratitud vs Ingratitud

10748919_10154792162295223_1630706147_n

Qué privilegio iniciar en este tiempo, ya casi cierre de año 2014, nuestro estudio acerca de la gratitud. Y tratando de entender un poco más acerca de este asunto, encontré el origen de la palabra gratitud, que viene del latín gratus, que significa “libre, preparado, rápido, servicial, pronto.” Acorde a estos conceptos, la gratitud nos trae libertad, nos prepara para apreciar con toda paz esos pequeños detalles que cada día se nos dan gratuitamente. La gratitud nos hace querer corresponder a quienes nos han bendecido, ayudado. La gratitud dispone también nuestro corazón a la diligencia, la cual nos abre puertas con bellas oportunidades para ser de bendición a muchos otros.

Lo opuesto a la gratitud es la ingratitud, es falta de contentamiento, lo cual viene y se apodera de nuestros corazones, impidiéndonos ver, apreciar todo lo que se nos ha dado. La falta de contentamiento derriba nuestra confianza en el Señor y Su Palabra, nos hace caminar torpemente, atando nuestro corazón, enturbiando nuestras emociones.

Tener un corazón agradecido es cuestión de decisión pero también de transformación del entendimiento. No me da felicidad lo que el mundo dicta que me debe hacer feliz, soy feliz en mi Señor puesto que mi corazón descansa en Su Palabra, mis ojos están puestos en lo eterno, en lugar de mirar lo pasajero y superficial que el mundo pueda darme.

Busca el reino de Dios y Su justicia y todo lo demás te vendrá por añadidura (Mateo 6:33), ¿y si no viniese? igualmente es bueno para mí, me conviene buscar ese reino de paz.

La gratitud es también un arma poderosa en Dios.

Cuántas veces, al igual que Daniel, nos hemos hallado ante circunstancias inesperadas, caminos sin aparente salida, situaciones que rebasan nuestras capacidades, temores que se levantan como enormes gigantes imposibles de derrotar….lo importante no es enfrentar solamente esas situaciones y salir de ellas, sino también cómo lo hicimos, cómo reaccionamos, a dónde fuimos como primer recurso. He escuchado a tantas personas del pueblo de Dios, hijos e hijas preciosos que aman sinceramente al Señor, pero que al enfrentar alguna lucha, en su angustia su primer iniciativa es buscar algo o alguien diferente al Señor, haciéndole a Él no su segunda, sino hasta su tercera opción, de modo que les ves yendo de un lado a otro, buscando consejo, buscando apoyo en personas o en sus propias mentes, tratando de hallar en sus fuerzas un camino de salida.

La Palabra nos dice que las armas de nuestra milicia no son carnales, sino que son poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas (2 Corintios 10:4), y la gratitud es una de esas armas, ¿por qué? porque mostrar un corazón agradecido ante el Señor nos hace caminar en Su paz abrazando sus planes, ¿quién nos va a derribar si no buscamos lo nuestro, sino lo que a Él le place? pero reconozcamos cuán extenuante puede ser nuestro vivir si cada día luchamos angustiosamente por cambiar por nuestros medios, aquello que no entendemos o que nos desagrada.

Ser agradecido nos hace adecuarnos a las situaciones que vengan sobre nuestra vida, nos hace caminar con menos peso, por eso dijo el Señor “llevad mi yugo que es fácil y mi carga que es ligera” (Mateo 11:28). El yugo de la ingratitud en cambio, es pesado, no solamente va encima del cuello, se adueña del corazón, roba el gozo, distorsiona los pensamientos, agrandando lo simple para hacerlo parecer imposible.

Tener un corazón agradecido nos hace andar en la libertad que nuestro Salvador compró para nosotras, El mismo dijo que no tenía en dónde recostar su cabeza, sin embargo nada le faltaba, nunca hubo queja en Su boca. La gratitud nos hace soltar aquello a lo que nuestro corazón se aferró, creyendo que el Dios en quien confiamos es suficiente y amplio para satisfacernos en todo.

Si hemos entendido que el Dios a quien servimos es el que pone reyes y quita reyes, ¿hemos de afanarnos por quien usando su autoridad nos atropella?

Si sabemos que nuestro Dios es quien muda los tiempos, ¿deberemos vivir atadas a recuerdos dolorosos y malas experiencias que vivimos en el pasado?

Si el Dios de los cielos es nuestro Dios, y sabemos que de Él viene la sabiduría, que la otorga con libertad a quien la pide ¿temeremos cuando situaciones o asuntos difíciles vengan a nosotras?

Sabiendo que solo El es el Dios a quien corresponden la gloria y el poder, quien revela lo oculto y lo que está en tinieblas lo hace salir a la luz, ¿Dejaremos de confiar en que El puede darnos la victoria sobre todo adversario que en oculto pretenda nuestra destrucción?

Silvia Sánchez

Anuncios

11 Replies to “Gratitud vs Ingratitud”

  1. me llama la atencion la frase tener un corazon agradecido es cuestion de decision pero tambien de transformacion del entendimiento,,que hermoso realmente solo Su palabra tiene ese poder en nuestras vidas ,gracias x su articulo me hacen recordar ser agradecida en todo

  2. Gracias a Dios por estas hermosas palabras, son de gran bendición y aliento para seguir adelante en el camino del Señor. Les quiero compartir algo que he aprendido de lo que Dios me ha enseñado por medio de mi pastor, y es que nuestra gratitud viene por CREERLE A DIOS, y nosotros nos enfocamos en CREER EN DIOS, y en esto hay una gran diferencia. Espero que sea de bendición para alguna persona.
    Dios les bendiga grandemente y siga prosperando su ministerio.

  3. Sabias palabras que nos ayudan a creerle a Dios, buscandolo cada dia, tomando ese poder que solo proviene de El pero sin dejar fuera la sabiduria que nos hace salir adelante en las adversidades.
    Agradecer es un sentimiento que debemos poner en practica a diario.

  4. Hola amadas, que hermosa reflexión, estoy leyendo el libro de Daniel y al revisar el devocional de hoy el Señor me asombra justo con ésta palabra que calza tan bien para lo que vivo en estos momentos. Agradezco a Dios por su provisión, y que El nos ayude a tener ese corazón agradecido, bendiciones.

  5. Cada minuto,cada segundo de nuestra vida, tenemos motivos para ser agradecidos. No debemos esperar cosas extraordinarias para agradecer al que por los siglos merece nuestra gratitud, el sólo hecho de ver un nuevo día, respirar y tener una familia maravillosa son motivos para agradecer, lo demás que venga será añadidura y agradeceremos por todo eso.
    Bendiciones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s