Se cambiaron las tornas

banner8

Pero no metieron mano en los bienes.”

Ester 9:10

Después de meses de espera, el sol finalmente se liberó de la noche y el día temido llegó, el día trece del mes duodécimo, el mes de Adar.

Sin embargo, Dios, en su increíble participación en la historia de Ester, le había dado la vuelta a la situación, había “cambiado las tornas”.

Aunque el plan malvado de Amán no podía ser detenido, los judíos fueron capaces de defenderse de los ataques de sus enemigos.

Los Judíos pasaron de poder ser oprimidos a tener la sartén por el mango.

Ahora ellos estaban juntos… unidos.

Piensa por un segundo en lo que los Judíos deben haber atravesado mientras esperaban meses para que llegara finalmente al día de hoy. Cada atardecer ellos se percataban de que su destino se aproximaba más y más. Mientras que los días se convertían en meses, el maltrato antisemita, que comenzó primero con Amán, había seguido creciendo día a día.

Las noches sin dormir se convirtieron en la norma y el miedo aumentaba con cada amanecer que se acercaba.

Pero Dios le cambió las tornas y el plan malvado de Amán y ahora los judíos estaban listos para defenderse.

Armados con el nuevo decreto escrito por Mardoqueo, los judíos tenían una decisión que tomar. Simplemente se defenderían, o ¿habría que tomar represalias?

El mundo nos dice que debemos pelear; “Ojo por ojo” es el grito de guerra.

Sin embargo, los judíos optan por contenerse y utilizar el autocontrol en su lugar.

     “Pero no metieron mano en los bienes.”

Era un derecho que podían haber ejercido.

A los judíos se les había dado la misma libertad para matar y saquear que se les había dado a sus enemigos por parte de Amán, sin embargo, optaron por no hacerlo.

Se defendieron ellos y a sus familias de sus enemigos, pero se detuvieron y no se aventuraron en la tierra de la venganza. Aunque tenían el derecho, no saquearon los bienes de sus enemigos.

¿Cuál se supone que debe ser nuestra respuesta cuando Dios ha “cambiado las tornas” a nuestro favor? ¿Vamos a tomar represalias de la misma manera que el mundo lo hace? ¿Vamos en busca de venganza?

El hecho de que legalmente podemos, no significa que moralmente debemos.

Eso es lo que vemos en Ester 9: 1-10.

Los judíos legalmente tenían derecho a matar a todos los que vinieran contra ellos y saquear sus bienes. Pero el hecho de que tenían el derecho de hacer algo, no quería decir que era la acción correcta a tomar.

Entonces, ¿cuál es nuestra reacción frente aquellos que planean hacernos daño?

Busca a Dios y ora en tu corazón.

Coloca el dolor, tu dolor, tu angustia en Sus manos… y déjalo allí.

Y cuando todo se encienda hasta en tu corazón, porque… va a suceder de nuevo y otra vez, sigue colocándolo en Jesús.

Confía en Él.

Elije la fe por encima de tu miedo.

Y recuerda que, como en Ester, aunque no puedes ver a Dios, Él no te ha dejado. Dios está obrando en tu vida, Él tiene un plan y un propósito y ¡un día cambiará tu tristeza en alegría!

Ama a Dios Grandemente

angela

Traducido por Joanna Pérez de Merino

Anuncios

One thought on “Se cambiaron las tornas

  1. Amen muchas gracias por compartir dios las siga llenando de su santo espiritu sabemos que es el al pendiente de nosotras usandolas; maravilloso DIOS no nos dejara ni nos desamparara muchas gracias dios las bendice 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s