Superando la preocupación

banner7

Bienvenidas a la semana 7 de nuestro estudio.

El rey y Aman se fueron a cenar con Ester. Recuerda que en este momento ninguno de esos hombres sabía que ella era judía. Asumo que Aman sentía que podía relajarse un poco a pesar de los acontecimientos del capítulo anterior. Sabía que Mardoqueo era judío y que se había firmado su sentencia de muerte, por tanto, era sólo cuestión de tiempo antes de que los judíos fueran aniquilados, incluyendo Mardoqueo.

Durante la cena, el rey le preguntó a Ester cuál era su petición. En ese momento el corazón de Ester se le debió haber salido del pecho. Había llegado el momento de revelar quién era ella, cuál era su ascendencia y pedir por su salvación.

Estoy segura de que ella debe haber pasado la noche anterior nerviosa y posiblemente ansiosa. Pudo haber sido así. Si lo que iba a revelar al rey lo enojaba, podría hasta costarle la vida. Estoy segura de que pasó una buena cantidad de tiempo luchando contra la ansiedad y el miedo. Y esto nos lleva al versículo de hoy.

Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias.
Filipenses 4: 6


¡No debemos preocuparnos de nada! ¿Por qué? Porque la preocupación es un pecado. Esa es una palabra difícil para nosotras. Es uno de los pecados por los que Cristo murió. ¿Por qué preocuparse es pecado? Permítanme mencionar algunas razones.

  1. LA PREOCUPACIÓN ES DESOBEDIENCIA HACIA DIOS

Dos veces en Mateo 6 Jesús nos dice directamente que no nos preocupemos y sin embargo parece que no importa cuántas veces hayamos leído esos versículos, nos preocupamos de todos modos. La preocupación es una forma de desobediencia. No estamos exentos de esto en ningún momento.

  1. LA PREOCUPACIÓN NOS HACE DUDAR DE DIOS

Recuerda quién eres en Cristo. Hemos sido adoptadas por el Rey de Reyes y Señor de Señores. Él nos ha prometido una herencia inimaginable, nos ha prometido cuidar de nosotras, amarnos incondicionalmente, y reivindicar las injusticias cometidas en contra nuestra. Él promete estar con nosotras y para nosotras siempre. ¿Realmente creemos estas promesas? Porque si lo hacemos, de todas las personas, somos las que no tenemos razón para preocuparnos.

  1. LA PREOCUPACIÓN LLAMA A DIOS MENTIROSO

Aún peor que simplemente dudar de Dios, la preocupación llama a Dios mentiroso. Dios nos ha dicho que a pesar de que esta vida no va a ser fácil, El va a estar con nosotras y para nosotras. Cuando nos preocupamos le estamos diciendo a Dios que Su Palabra, que Sus promesas, no son ciertas.

Aquí está la cosa; muchas veces queremos soluciones rápidas, pero no hay una solución rápida para aprender que no debemos preocuparnos. La preocupación la superamos por medio de un de un proceso que va a tomar tiempo y trabajo. Quiero compartirte algunas maneras de trabajar para destruir la preocupación en nuestras vidas

  1. CONOCE A DIOS

¿Conocemos realmente el carácter de Dios? ¿Qué es Todopoderoso? ¿Qué Su amor todo lo consume? ¿Qué es veraz en todas las cosas? ¿Que está en el control de todas las cosas? No es suficiente decir “sí” aquí, debemos creer estas verdades-y descansar en ellas. ¿Sabemos cómo estas verdades se cruzan y dan sentido a cada situación en nuestras vidas? Un paso para superar la preocupación es comprometernos con nosotros mismos a estudiar todas las facetas del carácter de Dios y aplicarlas a nuestra vida.

  1. ORAR Y SEGUIR ORANDO

Las respuestas a nuestros pensamientos ansiosos las encontramos de rodillas. Esto puede parecer muy aburrido, pero cuando oramos nos acercamos al trono de Dios, acercándonos a Él en busca de ayuda en nuestros tiempos de necesidad. Estamos hablando a Jesús, nuestro Sumo Sacerdote e intercesor. Tenemos su atención completa e indivisible en todo momento y El está siempre dispuesto a ayudar (Hebreos 4:14-16).

  1. ESTUDIA FILIPENSES, O INCLUSO MEMORIZALO

Aunque escrito en una prisión, el libro de Filipenses es un libro muy alegre y alentador. JR Miller dice que las palabras que se encuentran en Filipenses son “palabras de oro para todos los creyentes.” Si somos propensas a preocuparnos, este resultará ser un buen libro para leer, estudiar, e incluso memorizar.

  1. CAMBIA TU PENSAMIENTO

Cuando nos preocupamos, a menudo pensamos en todos los “qué pasaría si” de nuestras situaciones. Pero “qué pasaría si” no son reales o verdaderos. Como dijo Shakespeare, “los temores pueden ser mentirosos.” La mayoría de nuestras preocupaciones son falsas y deshonrosas. Necesitamos centrarnos no sólo en lo que es verdad, pero también en lo que es bueno. Realmente tenemos que entrenar nuestra mente para ver las cosas correctas. Filipenses 4 nos dice que pensemos en cosas que son verdaderas, nobles, justas y puras. Hemos de concentrarnos en las cosas que son encantadoras, admirables y dignas de alabanza. A veces nuestras situaciones son tan difíciles que el único lugar encantador y digno de elogio para fijar nuestros ojos es Jesús. Él debe estar siempre ante nosotras para que cuando nos fijemos en nuestras circunstancias nos fijemos en ellas a través del amor, la fuerza y el poder de Jesús.

  1. ALABANZA

Ya sea que se trate de reunirse con otros creyentes en la mañana del domingo para adorar a nuestro Señor resucitado, o la simple acción de poner canciones de adoración en nuestros hogares, levantar nuestros corazones a Dios en adoración también levanta nuestro semblante y nuestra confianza. La adoración centrada en Cristo nos apuntará a la cruz donde todo lo que necesitaremos fue comprado a un precio muy alto.
La verdad es que no vamos a desterrar para siempre la preocupación, pero podemos llegar a un punto en el que la preocupación no va a superar a nuestros corazones. Cuando somos capaces de ver los signos de preocupación que se van introduciendo en nuestras vidas, tenemos que aplastarlos bajo los pies del Evangelio. No será fácil, pero con Dios todo es posible.

Mirando a Jesús,

jen

JenThorn.com

LoveGodgreatly.com

Traducido por: Guissete Hurtado

Desafío semana 7 – Esta semana convierte tus preocupaciones en oraciones. Cada vez que una preocupación entre a tu mente, conviértela en una oración y da gracias a Dios por cómo Él, de antemano, va a obrar en esa situación.

Plan de lectura semana 7 –

plan7

Versículo para memorizar semana 7 –

sem7


Ester 7

Descarga aquí el material de niños para la semana 7 (Es una descarga directa): Semana 7 Ester Actividades Niños

Anuncios

2 Replies to “Superando la preocupación”

  1. Gracias por esta reflexion, DIOS TE BENDIGA Y SIGA USANDO PATA SU OBRA!!! Cuan dificil es para la mujer no afanarse, pero NO HAY NADA IMPOSIBLE PARA NUESTRO DIOS!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s