Orgullo, Honor y un desastre real

beth moore

Es como si hubiera ensayado este momento durante años… Sus sueños están a punto de hacerse realidad… Había imaginado esta escena en su mente antes. Él lo deseaba tanto que, a veces, casi podía sentir el peso del manto real sobre los hombros. Él escuchó lo suficiente, casi podía oír los vítores y aplausos de la gente en las calles cuando su nombre sea proclamado por toda la ciudad… “¡Esto es lo que se hace con el hombre que el rey quiere honrar!”

Oh, sí, este era un sueño Amán había soñado muchas veces. Ahora, ¡por fin estaba a punto de hacerse realidad! “Por supuesto que el rey quiere honrarme. ¡Yo le sirvo más que todos, ¡mejor! ¿Por qué iba a querer honrar a nadie, excepto a mí? ”

Amán vivía en un mundo de “Yo” “Mis” y … él era el mejor admirador “de sí mismo”.

 

Él pudo haber sido un hombre de riqueza, pero su corazón anhelaba algo que el dinero no puede comprar… honor.

¿Te diste cuenta cuántas veces menciona la palabra “honor” cuando describe lo que debe hacerse para esta persona especial? Si no lo has hecho, vamos a echar un vistazo más de cerca:

Ester 6:6-9

Entró,  pues,  Amán,  y el rey le dijo:  ¿Qué se hará al hombre cuya honra desea el rey?  Y dijo Amán en su corazón:  ¿A quién deseará el rey honrar más que a mí? Y respondió Amán al rey:  Para el varón cuya honra desea el rey, traigan el vestido real de que el rey se viste,  y el caballo en que el rey cabalga,  y la corona real que está puesta en su cabeza;
y den el vestido y el caballo en mano de alguno de los príncipes más nobles del rey,  y vistan a aquel varón cuya honra desea el rey,  y llévenlo en el caballo por la plaza de la ciudad,  y pregonen delante de él:  Así se hará al varón cuya honra desea el rey.

¿Conoces a alguien así?

Este es el tipo de persona que habla sobre cuánto dinero gana, cuántos hijos tiene, cuán necesario es para el rey, cuánta importancia tiene” – Charles Swindoll

Y tan pronto como las palabras salen de su boca, mientras termina de compartir su sueño de todos los sueños con el rey, es cuando llegamos a ver el sentido del humor de Dios en nuestra historia … “Ve de una vez,” el rey mandó Amán. “Obtén el vestido y el caballo …”

Este momento puede haber tardado cinco años en concretarse, pero valió la pena la espera.

Amán se llenó de sí mismo y Dios estaba preparando todo para reducir el tamaño de su cabeza un poco… si sabes lo que quiero decir.

En Romanos 12: 3 se nos insta a no pensar en nosotros mismos más de lo que debiéramos, sino más bien que pensemos de nosotros mismos con buen juicio, según la medida de fe que Dios nos ha dado. En otras palabras, no seas orgullosa.

“El orgullo es un estado del corazón que, tarde o temprano, es traicionado por la boca.” – Bet Moore

¿No es cierto hoy en el caso de Amán! El orgullo que ha estado burbujeando en su corazón finalmente se derrama como una bañera desbordante con demasiadas Sras. Burbujas en ella. (Por favor, dime que no soy la única que ha experimentado esto!) La visión no es bonita. Es un desastre.

El orgullo fluye desde el corazón de Amán a través de su boca y él está a punto de tener un desastre real que limpiar.

Ve, querida amiga, no es que Amán pensó bien de sí mismo – es que pensaba un poco demasiado bien de sí mismo. Su identidad no se basa en Cristo, sino en lo que él (Amán) era y lo que hacía. Su identidad se basa en lo que el mundo valora en lugar de lo que Dios valora. Prefería ser honrado delante de los hombres, que delante de los ojos de Dios.

Y estamos a punto de ver un contraste increíble con Mardoqueo. Con los pelos de punta para la lectura de mañana – ¡es una de mis partes favoritas de toda esta historia!

Para hoy, démonos cuenta de esta verdad. Dios no nos llama a una baja autoestima. Más bien, Él quiere que encontremos nuestra autoestima no en lo que hacemos, sino en quién somos. Nuestra autoestima se encuentra en nuestra identidad en Cristo, y solo en Él.

Vamos a dejar de vivir por el aplauso de muchos y en cambio vivamos de los aplausos de la única persona que realmente importa de todos modos. Que nuestros sueños sean diferentes de los sueños de los “Amanes” de este mundo. Que nuestras vidas no sean de “nosotros”, “mío”, o “yo”, sino sólo de Él… No por nuestro honor, sino por el Suyo.

 

Ama a Dios Grandemente,

angela

Anuncios

One Reply to “Orgullo, Honor y un desastre real”

  1. Aman codicia todo lo q tiene el rey: su vestido, su cabalgadura q es su poderío, su corona q es su autoridad y quiere ser alabado…es el peor enemigo q puede tener un rey. Pero no sabe q el hombre cuya honra desea el rey ya tiene la honra y no le será quitada…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s