La guía de Dios

 

sal 32-8

El capítulo 4 de Ester nos muestra por qué Ester necesitaba ser la reina. Dios había orquestado todas las cosas de tal manera que cuando Su pueblo estuviera en problemas, por la maldad de Amán, Ester estaría allí para extenderles su brazo de ayuda.

La ayuda de Ester no iba a ser fácil. El rey no la había visto ya por un mes, y nadie, ni la reina, podía entrar ante el Rey. No si valorabas tu vida. Y estoy segura de que Ester estuvo un poco nerviosa sobre el presentarse ante el rey sin invitación. Ester necesitaba guía y ánimo para enfrentar las decisiones difíciles y Dios le dio sabiduría a través de Mardoqueo.

Yo soy la clase de mujer a la que le gustan las instrucciones paso a paso, cuantos más detalles mucho mejor, porque tiendo a cuestionarme a mí misma todo el tiempo. Pero la vida no viene con instrucciones detalladas.

¿Cuántas veces nos preguntamos cuál debería ser nuestro próximo paso? ¿Cuál es la voluntad de Dios para mi vida en esta circunstancia? ¿No nos gustaría a todas que Dios nos hablara en voz audible y nos dijera claramente lo que tenemos que hacer? A mí seguro que sí.

Discernir la voluntad de Dios se ha hecho más complicado de lo que realmente es. Hay realmente solo dos maneras en las quela Biblia habla sobre la voluntad. Una es Su voluntad de propósito y la otra es Su voluntad de precepto.

A través de la voluntad de propósito de Dios terminamos allí donde Dios quiere que estemos aunque que no podemos planificar conscientemente el llegar allá. Su voluntad de propósito es Su soberana voluntad, lo que ha determinado que sucederá. Vemos esta voluntad de Dios en todo el libro de Ester. Dios planeó y organizó todos los eventos dentro de este libro para que Ester terminara siendo quién era y estando donde estaba con el fin de salvar a Su pueblo. Nadie, ni nada puede detener la voluntad de propósito de Dios.

Nuestro Dios está en el cielo; él ha hecho todo lo que quiso. (Salmos 115:3)

La otra manera en que la Biblia habla acerca de la voluntad de Dios es la voluntad de precepto. Esto es lo que Él nos ha revelado a nosotras y que requiere de nosotras.

Chuck Swindol dijo que “cuanto mejor conoces la Palabra de Dios, menos confusa es la voluntad de Dios.” ¿Por qué es eso? Porque ha revelado Su voluntad para con nosotras en la Biblia. ¿Qué quiere Dios de mí? ¿Cómo que quiere que viva? Está allí, en la Palabra de Dios.

Todo lo que necesitamos para la vida y la santidad (1 Tesalonicenses 4:3, 1 Tesalonicenses 5:18; 1 Pedro 2:15; Salmo 119:105) se encuentra dentro de nuestras Biblias. Esa es una de las razones por las que hemos de estudiarla con tanta diligencia. ¿Es fácil? No, porque nuestros sentimientos se interponen en el camino y a veces simplemente no nos gusta lo que leemos. Otras veces los versículos requieren algo de trabajo para comprenderlos y, francamente, no siempre queremos ponerlos en práctica. Pero Spurgeon dijo que Nuestra responsabilidad es la de buscar y caminar en los buenos y antiguos caminos (Jeremías 6:16), incluso si va en contra de nuestra propia voluntad.”

Confía de todo corazón en el Señor y no en tu propia inteligencia.  Ten presente al Señor en todo lo que hagas, y él te llevará por el camino recto. Proverbios 3:5-6

Nuestra voluntad a veces nos dificulta el hacer la voluntad de Dios. Quizás no nos guste lo que leemos y nos negamos a obedecer. Esto no es una respuesta piadosa y nos lleva a ser tercas y autosuficientes. Nuestra tarea es trabajar para alinear nuestra voluntad con la voluntad de Dios tal y como se revela en las Escrituras.
No tenemos la vida completamente resuelta, pero Dios sí. Ester tiene una dura tarea por delante de ella, ya que es guiada por la voluntad del precepto de Dios (proteger a los inocentes, honrar al Señor) y preparada por voluntad del propósito de Dios. Ella debe presentarse ante el rey, y arriesgar su vida, para que su gente tenga alguna posibilidad de ser salvada.

¿Estamos dispuestas a seguir la guía de Dios aun si la sentimos “bien”?

Los sentimientos vienen y los sentimientos se van,
Y los sentimientos son engañosos;
Mi orden es la Palabra de Dios;
Nada más vale la pena para creer”.

Martin Lutero

Algo para recordar es que mientras que la Biblia tiene la voluntad de Dios para nosotras, también es un libro lleno de promesas. La mayor promesa es que aunque hayamos descuidado y desobedecido la voluntad de Dios, Jesús la ha mantenido y seguido a la perfección para nosotras. Dios promete que todo está guiado hacia el regreso de Jesús y la salvación de Su pueblo. Esta es nuestra esperanza y gozo.

Mirando a Jesús,

jen

LoveGodGreatly.com

JenThorn.com

Traducido por Larissa Zelaya Barragán

Anuncios

6 Replies to “La guía de Dios”

  1. Desde el principio Dios tenía el control de todo, Mardoqueo y Ester fueron instrumentos que Dios uso. Dios decide obrar por medio de aquellos que están deseosos de actuar para El. Debemos orar dependiendo de Dios en todo y actuar de la mima manera.

    Bendiciones.

    Sonnia Solano de Orellana

    1. En esta semana he pasado una situación personal difícil y en la que he tenido que aprender a obedecer y orar esperando que el Señor obre a mi favor y estos temas han sido especiales para mi, me han alentado, me han enseñado, me han corregido, mil gracias por dejarse usar por el Señor de esta manera, este estudio llego a mi vida en el momento preciso. Bendiciones!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s