Levantando el nombre de Jesús {Cuando los planes no salen como esperamos}

 

s1 miercoles

Tengo una hermana menor.

 

Ella es hermosa, generosa, divertida y tiene el mejor cabello del mundo. Busca de arriba a abajo el regalo perfecto para sus amigas y raramente dice “no” cuando está en su mano ayudar. Y ama a Jesús con todo lo que tiene.

 

Y su verano no salió como ella esperaba.

 

En abril, su hijo de seis años fue diagnosticado con cáncer. Un cáncer que requeriría un tratamiento agresivo de quimio durante seis meses seguidos. Un cáncer que significaba que debían mudarse de estado para estar más cerca del tratamiento y de la familia. Un cáncer que requirió hacer equilibrios entre el hospital, el trabajo y otros dos niños en casa con una cantidad de sueño con la que nadie más hubiera sobrevivido. Un cánce que cambiaría la comodidad y la estabilidad de la vida que tantas de nosotras damos por garantizada.

 

Nunca olvidaré el día en el que me llamó para contarme las noticias. Yo no podía dejar de llorar y ella estaba al otro lado de la línea telefónica consolándome, diciéndome que Dios es bueno. Así es ella.

 

Ella podía haber dejado que cosas como el miedo, el resentimiento, la ira, el cansancio o el egoísmo salieran a la superficie. ¿Y quién la hubiera culpado por ello? Pero cada vez que hablaba con mi hermana, siempre salía de su boca algo que no esperaba. ¿Su respuesta a una vida que jamás hubiera planeado?

 

Alabar a Dios y servir a otros.

 

Ella compartió públicamente su fe de una manera audaz, sacando consistentemente el enfoque de ella misma y guiando a las personas hacia Jesús. Ella llenó su mente con la verdad de la Palabra de Dios y dio gracias prueba tras prueba. Nunca perdió el gozo, demostrando su confianza total en su Dios poderoso. Ella sirvió de manera sacrificial en el hospital día y noche y pasó sus escasos momentos libres recolectando docenas de regalos para animar a otros pacientes de oncología pediátrica y sus familias.

 

Ella dio de sí misma una y otra vez porque, como sierva de Cristo, ella sabe que su vida debe ser entregada.

 

Quizás la parte más hermosa de esto sea cuando le pregunté si podía compartir su historia con todas ustedes y ella dijo: “Tan solo asegúrate de que no se trate de mi, sino de Jesús. Eleva Su nombre en alto.”

 

No se trata de mí. Guau.

 

Ester capítulo 1 nos cuenta una historia muy diferente. La vida del rey Asuero trataba exclusivamente sobre él mismo.

 

“para mostrar él las riquezas de la gloria de su reino,  el brillo y la magnificencia de su poder,  por muchos días,  ciento ochenta días.” – Ester 1.4

Su reino.

Su majestad.

Su nombre.

y cuando los planes de Asuero y su poder y confianza no le conseguieron lo que quería…

 

“y el rey se enojó mucho,  y se encendió en ira.” – Ester 1.12

Lo entiendo.

 

Necesito orden. Soy una mujer predecible. Me encanta que un buen plan salga bien.

 

Todo eso parece bien en el momento. Parece responsable. En control. No me hace sentir incómoda y salva mi reputación la mayor parte del tiempo.

 

¿Pero cuál es mi respuesta cuando los planes no salen como quiero? ¿Alabo a Dios y sirvo a otros? ¿o me enciendo de ira?

 

El mundo nos dice que merecemos aferrarnos al miedo, al resentimiento, a la ira, al cansancio y al egoísmo. Nos dice que tenemos que luchar por nuestra comodidad y nuestra reputación. nos dice que nos cuidemos a nosotros mismos y elevemos nuestros “reinos” a cualquier precio.

 

Pero como sierva de Dios, estoy llamada a tener un comportamiento diferente. Estoy llamada a abrazar la soberanía de Dios a pesar de que no se den las circunstancias ideales. A ser una luz a un mundo que necesita ver a Jesús desesperadamente. A rendir mi vida para que el nombre de mi Salvador sea puesto en alto.

 

Dios ayúdame a enfocarme en la Verdad en lugar de en la prueba.

Ayúdame a dar gracias en lugar de ceder al miedo.

Ayúdame a escoger el gozo en lugar de la ira.

Ayúdame a confiar en tu poder en lugar de confiar en mi plan.

Ayúdame a elevar tu nomber en lugar de elevar el mío propio.

 

Que cada vez que alguien cuente mi historia…diga que nunca se trató sobre mí, sino que fue todo sobre Él.

“No a nosotros,  oh Jehová,  no a nosotros,
 Sino a tu nombre da gloria,
 Por tu misericordia,  por tu verdad.” – Salmo 115:1

A Sus pies,

Whitney1

 

 

 

 

LoveGodGreatly.com

 

***HABLEMOS: ¿Estás atravesando en este momento una prueba que ha desafiado tu respuesta? ¿Cómo puedes desponder a esa prueba de una forma que dé gloria a Dios?

 

Puedes leer el artículo original en nuestra página en inglés AQUÍ.

 

Advertisements

15 Replies to “Levantando el nombre de Jesús {Cuando los planes no salen como esperamos}”

  1. Así es hermana siempre debemos dar nuestros testimonio pero dando la gloria a Dios, no dándonos gloria a nosotros.

    Bendiciones.

    Sonnia Solano de Orellana

  2. Siempre trato de adorar y declarar sus promesas sobre mi vida. Confiando en que El tiene mejores planes que los que yo puedo entender.

  3. Pues, que te puedo decir, si estoy atravesando una prueba bastante grande, tengo una prima hermana a la que amo profundamente, ella fue diagdonsticada con leucemia, de las más devastadoras hace casi cuatro años, había respondido muy bien a las quimio y radioterapias, pero este año las células malignas empezaron a proliferar nuevamente, según me dijo el médico que la esta tratando, está bastante mal. Pido sus oraciones por su recuperación, si es la voluntad de nuestro Padre Celestial, yo sé que el nombre de mi Señor será glorificado.

  4. mi mejor amiga siempre dice eso: mi meta es dejar el nombre del Señor en alto… somos cartas leidas; a traves de nuestro comportamiento y conducta pueden llegar muchos otros, podemos dejar el nombre de Dios en alto con nuestras acciones. es importante no dejarse dominar por la ira; si algo no sale como esperamos respiremos profundo y no preguntemos al Señor el por que sino el para que? que Dios nos quiere enseñar a traves de lo que estamos pasando! Dios les bendiga.

  5. Que bendicion saber que Dios usara cada circunstancia de mi vida para llevar a cabo Su perfecto plan!! es por eso que he aceptado el desafio para esta semana de vivir en fe y no en temor ni inseguridad sino confiando en el Poder del Espiritu Santo!!

  6. ESTA HISTORIA ME HA RECORDADO EXACTAMENTE LA DE HACE 4 AÑOS, CUANDO INESPERADAMENTE DIAGNOSTICARON A MI MADRE DE UN CÁNCER DE PÁNCREAS, SOLAMENTE QUE MI ACTITUD FUÉ MUY DIFERENTE, ME ENFADÉ Y NO LO PUDE ACEPTAR,.
    SOLAMENTE PIENSO EN ESTO , PARA LOS QUE AMAN A DIOS TODAS Y DIGO TODAS LAS COSAS LE AYUDAN PARA BIEN, Y A MI ESTA ENFERMEDAD ME AYUDÓ , PUÉS DIOS QUISO RECUPERARME A MI, MI MADRE MURIÓ,PERO DIOS ME LLEVÓ A SU LADO, DIOS ES BUENO Y NOS AMA. UN BESO HERMANAS….

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.