Conversación sobre el Templo: La Lucha y Mayordomía del Espíritu

1.cor6.1920

¡Hola amigas! ¡Estoy tan feliz de estar de vuelta esta semana con todas ustedes! ¡Realmente me encanta este estudio GMG de intencionalidad! Esta semana el tema es cercano y querido a mi corazón ya que estamos hablando de nuestra salud. Siento como si fuera un tema que provoca una gran cantidad de emociones encontradas dentro del creyente ¡y considero una alegría y un privilegio el compartir lo que Dios pone en mi corazón con todas ustedes! Todos hemos oído que nuestros cuerpos son templos de Dios, pero muchas veces, es tan difícil de transferir eso a la vida real. ¿Cómo luce esto para nosotros? ¿Cómo hacemos esto prácticamente? ¿De dónde sacamos la prueba en la Escritura de que en realidad somos templos? ¡Mi oración es que este artículo proporcione un poco de claridad para ti!

Nuestra lectura de ayer nos llevó a 1 Corintios 6:19-20:

     “¿O no sabéis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el cual habéis recibido de Dios? Ustedes no son sus propios dueños; fueron comprados por un precio. Por tanto, honren con su cuerpo a Dios.”

La mayoría de nosotros conocemos a este versículo. Lo hemos escuchado desde el momento en que hemos estado en la escuela secundaria, por lo general en el contexto de la pureza sexual  -a nuestra adultez- como lo aplicamos a los alimentos que comemos, lo que hacemos con él (o dejemos de hacer), y más. Quiero revisar otros lugares en la Escritura donde vemos pasajes que hablan de que nuestro cuerpo es un templo. He aquí una muestra:

¿Y qué acuerdo hay entre el templo de Dios y los ídolos? Porque vosotros sois el templo del Dios viviente. como Dios ha dicho; “Viviré con ellos y caminaré entre ellos, y seré su Dios y ellos serán mi pueblo” 2 Corintios 6:16 

“Y en él también ustedes son edificados juntamente para ser morada de Dios en el Espíritu.” Efesios 2:22

“¿No saben que ustedes son templo de Dios y que el Espíritu de Dios habita en ustedes? Si alguno destruye el templo de Dios, Dios lo destruirá a él. Porque el templo de Dios es sagrado, y ustedes son ese templo.” 1 Corintios 3:16-17

“El Dios que hizo el mundo y todo en él es el Señor del cielo y de la tierra, no habita en templos hechos por manos humanas.” Hechos 17:24

¿No es emocionante pensar que Dios elige morar dentro de nosotros? ¡No podemos negar que esto es verdad! Sin embargo, muchas veces la comprensión de esto y luego, efectivamente su puesta en acción son dos cosas diferentes.

Aquí hay algunos principios que me gustaría que nosotras consideremos acerca de la mayordomía del templo:

1.) Vamos a luchar contra el derecho

¡Todos luchamos con el derecho! Se define como la sensación de que tienes derecho a algo. Nos oímos a nosotros mismos diciendo: “Me merezco (llena el espacio).” Se manifiesta con la comida que comemos, las cosas que compramos, y la forma en que gastamos nuestro tiempo para nombrar unas pocas cosas. Ninguna de estas cosas en sí mismas son erróneas o malas, el problema es cuando no se hacen bajo la sumisión del Espíritu. Pero debido a que hemos sido comprados con un precio muy grande, hemos renunciado a ese derecho a ser nuestras.

  • Chequeo: ¿Hay un área de la vida que te sientes con derecho a? ¿Le has pedido a Dios que te dé libertad en esta área? 

2.) Tienes un sistema de guía incorporada

Se trata de un GPS interno, el sistema del Espíritu que nos da codazos. Habrá momentos en los que de buena gana aceptes esos codazos y otros momentos en los que desearás desprenderte de ellos rápidamente, pero los tendrás. Ellos están allí a propósito. Comprueba con las Escrituras y con los creyentes sabios y actúa en obediencia a partir de ahí. Además, no olvidemos, no somos solo un templo del Espíritu individualmente, sino corporativamente también. (Efesios 2:21) A veces el codazo del Espíritu Santo que estamos sintiendo involucra a otra persona en el Cuerpo de Cristo. En su propio cuerpo físico, sólo se puede hacer caso omiso de una zona palpitante durante cierto tiempo antes de que deba tratarse.

  • Chequeo: ¿Está Dios usándote para intervenir a alguien? ¿Estás haciendo caso omiso de los codazos del Espíritu?

3) Esto puede y debe afectar a cada una de tus decisiones cotidianas.

Sé que esperas que insista en los alimentos que vas a comer, y cuánto ejercicio haces o no haces y, por supuesto, creo que esas 2 cosas deben incluirse en lo que consideramos – pero también quiero que sepas que son muchas las formas en que nosotros honramos a Dios con nuestros cuerpos. El Espíritu viaja con nosotros a todas partes, por lo que debemos tener en cuenta los lugares a los que vamos, las cosas que vemos, y las actividades que realizamos. Además, el cuerpo incluye la cabeza, que incluye el cerebro. Nuestras mentes necesitan llevar cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo también, y si estoy siendo honesta, que es donde la mayoría de nosotras va a tener que luchar. He encontrado que una vez que la mente y la voluntad se someten al Señor, nuestros cuerpos siguen con poca resistencia.

  • Chequeo: Físicamente: ¿La comida que estas consumiendo toma el control de tu cuerpo? ¿Estás tendiendo a mover regularmente tu cuerpo físico, manteniéndolo bajo control para que puedas vivir en libertad y hacer las obras que Dios te ha llamado a hacer? Mentalmente: ¿Estás llevando tus pensamientos cautivos a la verdad? ¿Están afectando tus pensamientos lo que haces todos los días con tu cuerpo físico?

4.) Será una pelea

Pero Clare, no lo entiendes. Es que es tan difícil de controlarme a mí misma en (llene el espacio). Tengo tanta presión en mí y me canso de luchar” ¡Oh amigos, yo lo entiendo! Experimento la lucha cada día, pero también me lo esperaba. No puedo esperar que el enemigo no vaya a querer hacer la guerra contra mí desde que estoy viajando a las profundidades del Espíritu que él tanto desprecia. Ya lo creo que habrá una pelea. Eso no te hace débil o mala, ¡te convierte en una creyente que tiene un corazón que late y sangre corriendo por tus venas! Luchen, amigas.

  • Chequeo: ¿Ha renunciado en la batalla? ¿Te has dado un boleto libre en esta vida porque se está poniendo demasiado duro? ¿Te das cuenta de que la lucha en tu interior puede ser en realidad una guerra espiritual?

5.) Satanás tratará de hacernos “brindar por una causa impía”.

Me voy a referir en este último punto al libro de estudio “Daniel” de Beth Moore que estoy haciendo. Vamos a la mitad y a paso lento, así que todavía estoy trabajando en él y algo que se pegó a mí fue Daniel 5. El Rey Belsasar utiliza algunos de los objetos del templo santo, para “brindar por una causa impía.” Beth Moore dice: “Usted es un recipiente sagrado que Satanás puede estar tratando de utilizar para fines profanos. Usted es un hijo santo de Dios, y Él quiere que usted esté preparado para un gran uso. (“Daniel”, guía de estudio – página 99). Amigas, somos santas, no por algo que hemos hecho, sino por lo que Cristo ha hecho por nosotros. ¡Debemos mantenernos puras de cuerpo, alma y espíritu! 2 Timoteo 2:21 dice: “Si alguno se limpia de estas cosas, será instrumento para honra, santificado, útil al Señor, y dispuesto para toda buena obra.”

  • Chequeo: ¿Está brindando por una causa impía con tu cuerpo? ¿Con su mente? ¿Con tu Espíritu?

Mi aliento para ustedes hoy es que se examinen ustedes mismas. No puedo hacer esto por ti, ni quiero hacerlo. Estas son cosas difíciles de masticar así que empieza por la oración. Pídele a Dios que se te revele en estas áreas. Pídele a un amigo de confianza si ve cualquier área allí donde pueda estar Dios ausente. ¡Oh, la bendición es ser utilizado en las muchas buenas obras que Dios-quien es Todopoderoso- ha preparado de antemano para que hagamos! 

Presiona,
Clare

Clare vive con su esposo y sus 2 hijos en el noreste de Ohio. Ella tiene una Licenciatura en Administración de Empresas y dejó una prometedora carrera para ser una mamá que se queda en casa con sus hijos. Ella es instructora certificada de fitness y enseña clases de pilates y fitness en grupo en su iglesia y en la universidad local. La pasión de Clare (además de criar y alimentar a sus hijos y su hogar) es motivar a las mujeres de todas las edades y etapas de la vida a vivir bien física, emocional y espiritualmente. Visítala en Peak313!

Traducido por Joanna Pérez de Merino

– – – – – – – – – – –  –

gmgesplogo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s