Maternidad Intencional

maternidad intenciona;

Tú, sigue firme en todo aquello que aprendiste, de lo cual estás convencido. Ya sabes quiénes te lo enseñaron. 15 Recuerda que desde niño conoces las sagradas Escrituras, que pueden instruirte y llevarte a la salvación por medio de la fe en Cristo Jesús. 16 Toda Escritura está inspirada por Dios y es útil para enseñar y reprender, para corregir y educar en una vida de rectitud, 17 para que el hombre de Dios esté capacitado y completamente preparado para hacer toda clase de bien.
2. Tim 3:14-17

En el pasaje de hoy Pablo está animando a Timoteo a continuar en la fe- en la verdad que él ha conocido desde que el era un niño. El fue bendecido con una madre de Dios y una abuela que fielmente le enseñaron acerca de Dios y hay mucho que podemos aprender de esto. Nunca debemos subestimar el poder e influencia que una persona puede tener en la vida spiritual de otro, especialmente en los niños. Nuestros pequeños tal vez no dicen mucho, pero nuestras palabras, ejemplo, y acciones se adentran profundamente en sus corazones y mentes.

No podemos salvar a nuestros hijos, ese es el trabajo de Dios. Pero podemos apuntarles hacia la cruz. Podemos mostrarles lo hermoso de Cristo y las bendiciones de vivir una vida de santidad. Nuestro trabajo como padres es criar hijos en el conocimiento de la Palabra de Dios, pero para poder hacer esto necesitamos actuar en estas tres verdades:

 

1. Conocer la Palabra De Dios.

 

Muchas familias en los Estados Unidos tienen más de una Biblia en sus hogares. Yo sé que así es. Si bien es el libro más vendido de todos los tiempos, no es necesariamente el libro más leído. Ciertamente, no se lee con cuidado, o de forma suficientemente consistente. Como creyentes debemos aprender a ver el valor y la importancia de este libro, especialmente si queremos educar a nuestros hijos en la rectitud. Dios, en su gracia, se convirtió en un autor porque él quería que nosotros le conociéramos y fuéramos  transformados por él. Nos debemos dar a la ingesta de la palabra de Dios, porque sólo por ella crecemos en santidad y amor a Dios. Y así como conocemos  y apreciamos la palabra de Dios, nuestros hijos aprenderán a tener una reverencia por su palabra también.

La gran causa de descuidar las Escrituras no es falta de tiempo, sino falta de corazón, algún ídolo está tomando el lugar de Cristo. – Robert Chapman

Eliminar a los ídolos que toman el lugar de pasar tiempo con Dios. Se radical al asegurarse de que estás pasando tiempo cada día con Su Palabra y  comenzarás a no sólo desear leerla y estudiarla sino también te encantará y encontraras vida en ella.

 

 

2. Usar la Palabra de Dios

 

La Palabra de Dios no sólo tiene la intención de ser conocida en un sentido intelectual, sino que está destinada a ser utilizada. Tenemos que aprender cómo aplicar la verdad a nuestra vida cotidiana, así como a las vidas de nuestros hijos. Nuestra sabiduría debe venir de la Escritura: la manera en que manejamos los conflictos, la disciplina, la instrucción y las relaciones proviene de la Palabra de Dios. Tenemos que asegurarnos de que las normas que realizamos en nuestra casa tienen su origen en la palabra de Dios y no en nuestros deseos egoístas y de mera tranquilidad. Si la Palabra de Dios no está siendo utilizada bien en nuestras casas, entonces está  siendo abusada o descuidada, tanto de lo que llevará a nuestros hijos alejarse de Dios y su palabra.

Debemos permitir que la Palabra de Dios nos confronte, que perturbe nuestra seguridad, para socavar nuestra complacencia y para derrocar a nuestros patrones de pensamiento y comportamiento.  – John Stott

 

3. Hablar la Palabra de Dios

 

Es muy importante que en nuestra enseñanza, entrenamiento, y corrección hablemos la Palabra de Dios. Pero también tenemos que hacer esto en situaciones normales y cotidianas. Cuando se habla sobre el tiempo, cuando se mira a los animales, cuando alguien está triste o pasando por un momento difícil, podemos señalar que las historias de los santos y de las verdades teológicas en las Escrituras nos ayudarán a dar sentido a las experiencias nuestras y de nuestros hijos.

Ya sea que les enseñemos a los cristianos jóvenes la verdad o no, el diablo va a estar seguro de que les enseñara error. – Spurgeon

Permítanme decirles una palabra a aquellas mujeres que no tienen hijos. Esta temporada es una gran oportunidad para practicar estas cosas en su propia vida. Para almacenar las Escrituras en su corazón, para aprender cómo aplicarlas a todos los ámbitos de la vida, para hablar la Palabra de Dios para usted, su marido y sus amigos. De esta manera, cuando se te confíen tus propios hijos, vivir la Palabra de Dios será natural

Spurgeon dijo esto sobre John Bunyan, “pínchale en cualquier lugar, y encontrarás que su sangre es Bíblica, la esencia misma de la Biblia fluye de él. Él no puede hablar sin citar un texto, porque su alma está llena de la Palabra de Dios”.

Tengo un largo camino por recorrer, pero este es el tipo de mujer, esposa y madre que yo quiero ser. Todo comienza por vivir en la palabra de Dios y descansar en la obra de Cristo.

Mirando a Jesús,

jen-sig

 

GoodMorningGirls.org

jenthorn.com

 

Traducido por: Larissa Zelaya-Barragán
 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s