Una Mente enfocada en el Cielo

Image

photo credit: Melissa P.


“Por lo tanto, ya que ustedes han sido resucitados con Cristo, busquen las cosas del cielo, donde Cristo está sentado a la derecha de Dios. Piensen en las cosas del cielo, no en las de la tierra.” Col 3:1-2

Leemos los versículos anteriores y las palabras suenan bien. Si, tener una mente celestial. Pero hay una parte de nosotros que realmente no cree que sea posible y muchas otras que, simplemente, no saben cómo hacerlo.

Ha habido veces en las que he pensado que esto solo es para aquellos que Dios de alguna manera ha bendecido con una espiritualidad sobrenatural o aquellos que son fuertes naturalmente. Pero necesitamos recordar que toda vida espiritual es sobrenatural ya que no podemos reunir aun ni la más pequeña chispa de amor por Dios. Y aquellos que consideramos gigantes espirituales admitirían que se sienten débiles. Es en nuestra debilidad en donde la Fortaleza de Dios se ve.

“Pero el Señor me ha dicho: «Mi amor es todo lo que necesitas; pues mi poder se muestra plenamente en la debilidad.» Así que prefiero gloriarme de ser débil, para que repose sobre mí el poder de Cristo. 2. Cor. 12:9

Así que, si todos podemos tener una mente que está enfocada en Cristo ¿cómo podemos cultivarla?

No hay nada Nuevo debajo del sol. Si queremos tener una mente que está enfocada en Jesús entonces necesitamos sumergirnos en Su Palabra. Es tan simple y aun así luchamos.

Fallamos en nuestro deber de estudiar la Palabra de Dios, no tanto porque es difícil de entender, no tanto porque sea aburrida, sino porque conlleva trabajo. Nuestro problema no es falta de inteligencia o falta de pasión. Nuestro problema es que somos perezosos.  

R.C. Sproul

Esta es una verdad dolorosa. Y todo es por el hecho de que no queremos poner tiempo ni esfuerzo para leer la palabra de Dios, meditarla, memorizarla, o tal vez hacer un estudio de ella. No queremos levantarnos temprano o quedarnos hasta tarde. No queremos buscar versículos que no entendemos o leer libros o sermones que nos ayuden aplicar la palabra de Dios. Debemos arrepentirnos de nuestra pereza y comenzar a cultivar la palabra en nuestra vida.

Otra cosa que tenemos que hacer para poder crecer en una mente celestial es aprender a meditar. No la meditación de la nueva era que nos dice que vaciemos nuestra mente, sino que más bien la llenamos con versículos y la meditamos durante todo el día. Reflexionemos en nuestra mente pidiéndole a Dios que nos ayude a recordar y aplicar las cosas que estas pensando.

 A.W. Tozer dice que muchos son culpables de solo mordisquear la palabra. No solo la pellizques para después dejarla sin satisfacerte. Más bien date un rico festín en Dios porque nunca se terminará y nunca se volverá irrelevante.

Todo al final es conocer la palabra de Dios.

Si queremos crecer espiritualmente entonces necesitamos estar en la Palabra. Si quieres aprender del carácter de Dios, conoce la Palabra. Si queremos mejorar en la oración, aprender a ser mejores esposas y madres, aprender paciencia, bondad, entonces debemos enfocarnos en la Palabra.

 “Nadie crece más que la Escritura, más bien el libro se ensancha y profundiza con nuestros años .”
– C. H. Spurgeon

Mirando a Jesus,

Image

Traducido por: Larissa Zelaya-Barragan

Anuncios

One Reply to “Una Mente enfocada en el Cielo”

  1. gracias por este articulo es lo q estaba necesitando leer es verdad lo que tenemos es pereza para leer la biblia. espero poder empezar a hacer bien las cosas poniendo mi mente y corazon a las cosas celestiales

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s