Gozo al Mundo

Image

“Deléitate en el señor y el concederá las peticiones de tu Corazón.” Salmos 37:4

El gozo es una de esas cualidades de carácter piadoso que es difícil de alcanzar y por lo tanto rara. Para poder tener gozo muy arraigado que no se mueve, no importa lo que está pasando a nuestro alrededor parece casi imposible, y sin embargo es algo que todos deseamos poseer. Al menos esto es cierto para mí.

Es especialmente fácil de perder nuestro gozo durante esta época del año, cuando debería estar rebosante. Es fácil quedar atrapado en los horarios, listas de tareas pendientes, la tensión financiera, la codicia, el estrés, y la sensación general de insatisfacción durante la temporada de Navidad. Estas cosas se vuelven nuestros ojos lejos del verdadero gozo que se encuentra en ese pequeño niño de Belén.

¿Puedes pensar en algunas cosas que matan tu gozo? Para mí es la preocupación, el ajetreo y el estrés. En mis hijos veo el gozo desaparecer cuando tienen un espíritu de quejas. Para otros, puede ser la comparación, el miedo o la falta de gratitud. Afortunadamente, es posible redescubrir el gozo que se ha perdido.

Así que, ¿cómo podemos redescubrir el verdadero gozo cristiano?

Debemos perseguirlo. Nuestra búsqueda debe ser implacable, porque la vuelta de cada esquina hay algo que va a tratar de robar nuestro gozo. Satanás nunca está inactivo. Mientras que él no puede quitar nuestra salvación él seguro puede quitarnos el gozo y tratar de hacernos mujeres cristianas miserables.

“Mi búsqueda de la felicidad es ahora nada más que una búsqueda de Dios. Y Él se ha encontrado en Jesucristo”. John Piper

Gozo se encuentra sólo por la gracia de Dios en su Hijo. Si nosotros no perseguimos en Jesús  nunca lo encontrará. Nos encontramos con el gozo en él, porque por la fe somos amados, aceptados, perdonados, redimidos, y prometieron una futura restauración. Nos encontramos con el gozo en Jesús (su nombre significa “el Señor salva”) porque él nos salva. Esto debe significar todo para nosotros, porque no importa lo que las tormentas de la rabia a nuestro alrededor, sabemos que nuestra alma está a salvo en Jesús. Podemos estar satisfechos con lo que tenemos, porque sabemos que un día vamos a heredar la tierra (Mateo 5:5).

Pero este gozo también debe ser protegido. No es natural. El orgullo, la autocompasión, la ira, el desaliento-estas cosas son naturales. Siempre regresan a nuestro corazón y, aunque nuestro gozo es un don del Espíritu Santo (Gálatas 5:22,23) se puede perder por el pecado y la incredulidad.

Si usted siente que le falta gozo, ore. Así como la Navidad se acerca más enfoque en lo que realmente importa y orar como David que Dios “restaura el gozo de mi salvación…” (Salmo 51:12). El gozo es verdaderamente un don que debe ser recibido por la fe, y sólo Dios es el único que puede llenar nuestras vidas

Mirando a Jesus,

Image

Traducido por Larissa Zelaya-Barragan

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .