Promesa cumplida

promesa cumplida

Me encanta concentrarme en el nacimiento de Jesús porque, seamos sinceras, sin Su nacimiento no habría muerte. Él vino a salvarnos, para morir en nuestro lugar por nuestros pecados en una vieja cruz rugosa. Sin ambos, el nacimiento y la muerte, la pena de nuestros pecados no se podía pagar.

Así que celebramos su nacimiento y la forma en que Dios escogió para rescatarnos. Dios vino, no como un rey en guerra sino como un bebé inocente. La esperanza del mundo vino a nosotros envuelto en pañales, acostado en un pesebre. El Único sin pecado vino a los pecadores, porque a pesar de que no lo amábamos, Él nos amó de todos modos.

Este es el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó a nosotros y envió a su Hijo como propiciación por nuestros pecados. 1 Juan 4:10

El Único Perfecto entró en nuestro imperfecto y roto mundo. Un mundo que necesita desesperadamente la esperanza que Él extiende a todos y cada uno de nosotros, independientemente de nuestro pasado, nuestra edad, nuestra raza, o de nuestras posesiones materiales. Él vino a rescatarnos a todos. Si te encuentras cuestionando el amor de Dios, medita sobre esta verdad. Él vino a rescatarte. Si Él no hubiese amado, El no habría rescatado. Si Él no hubiese amado, Él no habría muerto.

Así que vamos a abrazar la esperanza del nacimiento de Cristo en el umbral de nuestras vidas en esta época de Navidad. El don de la esperanza de un mañana mejor. El don de su presencia constante.
A pesar de que no siempre podemos comprender cómo Él trabaja o por qué Él permite que algunas cosas y otras no, ser alentados con el versículo de hoy:

-Jeremías 33:14-15-

He aquí vienen días, dice Jehová, en que haré cumplir la promesa de gracia que le hice a la casa de Israel ya la casa de Judá.”
“En aquellos días y en aquel tiempo
haré brotar un renuevo justo de la línea de David;
él hará lo que es justo y recto en la tierra. “

Dios nunca olvida sus promesas. Aunque puede tomar tiempo para verlas llegar a buen término, no olvides nunca que Dios es un cumplidor de promesas. Él hace lo que dice que va a hacer, en su tiempo y en su propia manera especial. Jesús es el renuevo justo que brotó de la línea de David y su llegada valió la pena la espera.

 

Del último y olvidado hijo de Isaí surge una tierna rama que crecerá hasta convertirse en una

corona de espinas… una cruz rugosa…

tu escalera de regreso a Dios.

Jesús va a llegar a extremos imposible para rescatarte.

 

Ann Voskamp – El Regalo Más Grande

 

Esta Navidad estoy celebrando a mi Salvador.

 

Ama a Dios grandemente,

angela1

GoodMorningGirls.org

Traducido por Joanna Pérez de Merino

Anuncios

2 thoughts on “Promesa cumplida

  1. Me da pena de saber, de tanto amor y no se confiar o me lleno de incertidumbre. Cuando recuerdo su nacimiento o su rescate, salvarnos y no aprecio, me lleno de vergüenza. Solo le pido me de fortaleza para seguir confiando y que cada día me a molde a su manera que se haga su voluntad en todo. Entendimiento sobre su palabra y que su gracia no se aparte de mi. El Espíritu Santo sea mi guía. Gracias por su dedicación es de mucha ayuda para mi. Hasta luego.
    Mensaje enviado desde mi BlackBerry® de +Móvil!

  2. creo que lo más importante para un cristiano es entender el plan de salvación, a mi me costó entenderlo , pero cuando lo comprendí, me dí cuenta claramente de lo espectacular de este plan, Dios mandó a su hijo para redimirnos, maravilloso. FELIZ NAVIDAD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s