CARTA A MIS HIJOS – Este mundo no es nuestro hogar…

withney and kids(Whitney Cain Daugherty con sus hijos)

Recuerdo los días en que no te apartabas de mi lado.

 

Esos días de bebé cuando no querías a nadie más que a mí. Las múltiples veces alimentándote. Los gritos desconsolados. Los años de la infancia cuando jugábamos y cantábamos y leíamos y buscábamos el correo juntos todos los días como un reloj. Los días agotadores y las noches sin dormir. Y las dulces, dulces alegrías de verte aprender las cosas por primera vez.

 

Y Dios estaba con nosotros.

 

Recuerdo los días en que no podía dejar de estar a tu lado.

 

Cuando te metías en todas partes. Trepabas en todo lado. Tirabas todo. Y no me podía confiar – ni siquiera por un momento – y perderte de vista. Me acuerdo de las aterradoras visitas al hospital. Tu primera vez montando bicicleta sin ruedas de entrenamiento. Cuando eras demasiado tímido para entrar en una habitación llena de gente que no conocías. Y oh, la abrumadora, alarmante sensación de cómo alguien tan pequeño e indefenso podía llenar mi corazón – y cada minuto del día – con un amor y deseo de protegerlo tan intenso.

 

Y Dios estaba con nosotros.

 

Recuerdo a más experimentadas, más sabias madres, diciéndome que esos eran los años sencillos. Armarme con una media sonrisa y dejando escapar una risa cansada, rápidamente desestimando sus advertencias, mientras me limpiaba el vómito sobre mi hombro y ansiaba – por una sola vez – poder ir al baño sola.

 

Y entonces empezaste a crecer, y me di cuenta de que tenían razón.

 

Comenzaste a adentrarte lentamente de puntillas en las aguas a pocos metros de distancia de mi alcance, y las olas se vinieron a ti sin previo aviso, dejándote un mal sabor en la boca. Empezaste a darte cuenta de que la vida en este mundo a veces duele.

 

La gente a veces nos falla.

 

Los chicos buenos no siempre ganan.

 

Lo que hay que hacer no es siempre la cosa más popular para hacer.

 

No todo el mundo ama a Jesús.

 

El egoísmo y el pecado viven aquí en abundancia.

 

Y mientras, luchamos contra todo esto junto con nuestras propias obsesiones y tendencias pecaminosas…

 

Dios está con nosotros.

 

Mi dulce niño, escúchame ahora…

 

Cuando nadie más está haciendo lo correcto, con Su fuerza, haz el bien de todos modos.

 

Cuando seas perseguido por tu fe, en Su audacia, vive tu fe de todos modos.

 

Cuando el miedo y la duda se metan dentro, confiando en Su sabiduría, corre a la verdad de la Palabra de Dios de todos modos.

 

Cuando luches contra el egoísmo, siguiendo Su ejemplo, ama y sirve como Jesús de todos modos.

 

Cuando la oscuridad parece rodearte, por Su gracia, brilla con Su luz de todos modos.

 

“Cuando el mundo te falle, descansa en Aquel que siempre, siempre cumple Sus promesas.”

 

Me encuentro anhelando los días sencillos de nuevo. Pero por mucho que quiero agarrarte y enviarte lejos, muy lejos de las turbulentas aguas del mundo, Jesús nos llama a vivir en voz alta para Él. Un día crecerás lo suficiente como para alejarte de mi lado, pero Jesús siempre estará contigo. Así que ponte de pie. Destácate. Párate seguro de quién eres en Él.

 

Y sabes que tienes una mamá, de rodillas, orando para que puedas encontrar suficiente alegría en tus días que te lleve a adorar a tu hermoso Salvador resucitado, y la tensión suficiente en este mundo para mantenerte corriendo hacia Jesús, y anhelando el día en que lo veremos cara a cara. Esa es una buena tensión, de verdad. Después de todo…

 

Este mundo no es nuestro hogar.

 

 

 

“Pero tengan en cuenta que no se preocupen de antemano cómo van a defenderse. Porque yo os daré palabras y sabiduría que ninguno de vuestros adversarios podrá resistir ni contradecir. Manténgase firmes, y ganarán la vida. ~ Lucas 21:14-15, 19”

 

A Sus pies,

 

Whitney1

 

Traducido por Joanna Pérez de Merino

Anuncios

6 Replies to “CARTA A MIS HIJOS – Este mundo no es nuestro hogar…”

  1. Me hiciste llorar!!! Sepa que todas las mamás sentimos lo mismo? Has escrito lo mismo que siento y pienso cada día al ver a mis amados Mariano (34) y Luciano 28) y tratando de esconder mis lágrimas, veo que rápido pasó la vida, que por más que quiera no puedo evitar sus dolores, sus luchas y sólo me queda estas de rodillas, pidiendo el Señor les bendiga y guíe cada día.
    Otra vez gracias!!! DIOS LLENE TU VIDA DE BENDICIONES.j

  2. WHIITNEY: HERMOSA CARTA! ES EL ESPIRITU SANTO A TRAVEZ DE TI, HABLANDO POR NUESTOS CORAZONES DE MADRES QUE PERMANECEMOS ARRODILLADAS ANTE DIOS CLAMANDO POR NUESTROS HIJOS EN EL NOMBRE DE JESUS! BIENAVENTURADA SEAS POR SIEMPRE!

  3. Hay que ser mamá para sentir todo esto tan bello que escribiste y que sólo un corazón afligido por cómo van a sobrevivir nuestros hijos ante tanta falta de Dios, ante tanta carencia de valores, ante tanta maldad… Al leerlo también pude sentirme con el privilegio que mi mamá ha pasado orando y ayunando por nosotros hasta este día y saber que sus oraciones han sido escuchadas… Que Dios siga llenándote de palabras de aliento y luz para este camino … abrazos! Me identifique tanto con esta nota 🙂

  4. Hermosa carta, pero lo unico q podemos hacer es confiar en nuestro Dios, El tiene todo bajo control y al preocuparnos, aunque se es dificil no hacerlo, es desconfiar de El. Sin Fe es imposible agradar a Dios 🙂

  5. Cuan ciertas cada una de estas palabras !! Hoy oraba por mis hijos y este era mi clamor que su Fe no falte,que ante los golpes de este mundo de pecado y maldad , tan alejado de Dios, ellos puedan permanecer firmes en Cristo!! Que puedan descansar en los brazos de DIos!! Que depositen sus cargas , sus anhelos en El !!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s