Cristo nuestro Templo

Image

Jesús llego a Jerusalén y es recibido con halagos y gritos de “Bendito es el Rey que viene en el nombre del Señor!” Pero a donde vaya Jesús llega los problemas también porque la luz y las tinieblas no pueden existir en el mismo lugar. Así que no toma mucho para que Jesús fastidie a los religiosos y lo hace en una manera dramática.

Era el tiempo de celebración de pascua y gente de todas partes llegaba a Jerusalén para celebrar y hacer sacrificios. No era fácil viajar con ganado vivo, así que podían comprar un ternero perfecto fuera del templo. Pero los mercantes que vendían los animales estaban viendo cómo hacer ganancias y así que estaban aprovechándose de la gente cobrándoles mucho dinero.

Otro aspecto que lo hace peor fue el hecho que la gente que venía adorar se les requería que pagaran un impuesto al templo para entrar. Pero algunas personas estañan usando diferentes tipos de monedas de las templo, así que necesitaban cambiar las monedas y los cambistas sus tarifas eran escandalosos.

Jesús no podía con eso. Siempre me ha gustado el relato de Jesús expulsando a los prestamistas en el templo, dar vuelta a las mesas y expulsar a los estafadores. A través de los relatos de los evangelios vemos a Jesús, manso y humilde, tranquilo y apacible. Pero aquí vemos el león rugiente de Judá! Vemos a Jesús lleno de pasión y celo por la justicia, por la adoración apropiada de su padre y por el respeto debido a un Dios Santo.

El templo era un lugar muy importante para Jesús. No solo enseño allí sino que también la presencia de Dios se manifestó en el lugar santísimo. Era importante porque Jesús vino a cumplir todo lo que el templo significaba. El es el templo y todo lo que le representa.

 “Y no vi en ella templo; porque el Señor Dios Todopoderoso es el templo de ella, y el Cordero. “. Apocalipsis 21:22

He aquí algunas de las maneras en que Jesús es el Templo.

1. El es el único acceso a Dios.

“Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí. “ Juan 14:6

Ya no tenemos que ir a un lugar para ir adorar a Dios o tener comunión con El. Jesús es el camino al Padre y podemos tener acceso en cualquier momento.

2. El es la presencia de Dios

Porque en él habita corporalmente toda la plenitud de la Deidad, Colosenses 2:9

Ya no necesitamos el lugar santísimo porque Jesús es el Santo y ha roto el velo e hizo un camino directamente a Dios a través de su muerte.

3. El es el sacrificio fundamental.

 “Quien llevó él mismo nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero, para que nosotros, estando muertos a los pecados, vivamos a la justicia; y por cuya herida fuisteis sanados”. 1 Pedro 2:24

Ya no es necesaria la masacre de los animales. Era una sombra del sacrificio, Jesús, que lo haría una vez por todas que se ocupa de los pecados de los que creen en él. Sus manos y su costado están marcadas permanentemente (Juan 20:27) como una señal de que nuestros pecados han sido permanentemente sido eliminado.

4. El es nuestro Mediador, nuestro sumo sacerdote.

   “Por tanto, teniendo un gran sumo sacerdote que traspasó los cielos, Jesús el Hijo de Dios, retengamos nuestra profesión.” Hebreos 4:14

   “La cual tenemos como segura y firme ancla del alma, y que penetra hasta dentro del velo”

 Hebreos 6:19

Tenemos la suerte de vivir  nosotros en estos tiempos, porque ya no tenemos que viajar a Jerusalén para que un sacerdote haga sacrificios en nombre de nuestros pecados. Jesús es nuestro cordero sin mancha, nuestro último sacrificio, podemos estar seguros de que nuestros pecados, pasados, presentes y futuros, se han pagado y la ira de Dios ha sido apaciguada. Jesús es nuestro gran Sacerdote que ora por nosotros y va delante del Padre en nuestro nombre.

Jesús era un apasionado del tratamiento adecuado del templo, porque sabía que estaba para mucho más. Gracias a Jesús tenemos la libertad de culto, sin el temor de hacerlo mal. Jesús, nuestro sumo sacerdote, toma nuestra adoración, la perfecciona, y lo ofrece a Dios. Jesús, nuestro cordero del sacrificio, es nuestro sacrificio de una vez y por todas para que nuestros pecados sean perdonados. Todo lo que realmente necesitamos es Jesús.

Mirando a Jesús,

Image

Traducido por Larissa Zelaya-Barragan

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s