Vista al Ciego

Image

La pequeña Fanny Crosby nació en 1820 pero unas cortas semanas después se enfermo. Un hombre, pretendiendo ser un doctor, trato a la pequeña Fanny prescribiéndole cataplasmas de mostaza caliente para ponerse en los ojos. Mientras que su enfermedad se fue ella quedo ciega por el resto de su vida. Pero a pesar de su ceguera, Fanny se convirtió en una poeta y escritora de himnos. Tal vez has cantado alguno de sus himnos porque ella es la autora de “Bendita Seguridad” (Blessed Assurance) “Hasta el final mi Salvador me guía” (All the Way My Savior Leads Me) “ A Dios sea la Gloria”, solamente para nombrar algunas de las que escribió 9,000 himnos!

Fanny miro su ceguera como una bendición y dijo que “La primera cara que debería de alegrar mi vista será la de mi Salvador”

Cuando estaba estudiando acerca del hombre ciego de Lucas 18 me recordé de esta historia. Aquí vemos a Bartimeo (Marcos 10:48), un hombre que probablemente estaba ciego de nacimiento. El era uno de los marginados, uno de los no amados, un pobre hombre que estaba a la merced de otros.

Image

Un día escucha una conmoción sólo para saber que Jesús está caminando cerca de donde él está sentado. Había oído hablar de Jesús y lo llama inmediatamente: “¡Jesús, Hijo de David, ten misericordia de mí!” (Vs.38, 39) Los que iban delante le dijeron tranquilo, pero él gritó aún más desesperado y más fuerte que antes… y Jesús se paro.

Vista Gorda

Tenemos que parar aquí por un momento y aprender de este hombre ciego. Kent Hughs dice Bartimeo estaba “lleno de la vista gorda” y le tomo  todo.

Este mundo está lleno de personas que son ciegos, ciegos a su pecado, a su destino y a su impotencia y desesperanza.

“¡Qué gracia es ver la realidad, incluso cuando lo que vemos es desagradable o grotesco. Porque cuando vemos lo que somos, cuando no podemos escapar de la verdad, cuando estamos rodeados por la oscuridad y lo sabemos, vamos a empezar a pedir la luz. “(Hughes)

Helen Keller dijo, “mejor estar ciego y ver con tu Corazón, que tener dos Buenos ojos y no ver nada” y así fue con el hombre ciego, el sabia que necesitaba de Jesús y solo de Jesús.

¿Y Que de nosotros? ¿Vemos que tan profundo va nuestro pecado y nuestra necesidad de perdón? ¿Vemos nuestra completa dependencia en Jesús en cada área de nuestra vida? Me he dado cuenta que no puedo seguir el día sin que Cristo me ayude a controlar mi lengua, mi actitud, mis pensamientos y mis acciones y luego, cuando me equivoco me doy cuenta cuanta gracia y misericordia necesito y aun así no merezco nada? ¿Vemos el amor de Cristo?

Ceguera Persistente

Este hombre ciego es muy parecido a la viuda persistente que estudiamos al principio de esta semana. No iba a renunciar. Él sabía que para ser curado, para que su vida cambiara lo que necesitaba era a Jesús y él no lo dejó escapar. Gritó y gritó sin importar que muchas personas le dijeran que guardara silencio. Él gritó con todas sus fuerzas sin importarle que él estuviera haciendo una escena.

Hughes continúa: “Las bendiciones espirituales pertenecen a los que” van por ello. “Las Bendiciones espirituales no van a los de corazón medio, sino que a los que los quieren por encima de todo. Indefenso como él estaba, el ciego “, fue por ella,” y Dios lo escuchó. “

 “Me buscaras y me encontraras cuando me bisques con todo tu Corazón.” (Jeremías 29:13).

“Bendito son aquellos que están hambrientos y sedientos de justicia, porque ellos serán saciados” (Mateo 5:6).

Una vez más tenemos que preguntar: “¿Qué pasa con nosotros?” ¿Estamos tan desesperadas por Jesús? ¿Sabemos que no podemos hacerlo e incluso una hora sin su ayuda, el perdón y el aliento? ¿Esto nos lleva a buscar de El no importando el qué? O, tal vez te está yendo bien sin Jesús en varias partes de tu vida. Si es así, se explica la falta de desesperación por el único que tiene palabras de vida.

Jesús oye los gritos desesperados del ciego y le da la vista. Al igual que Fanny Crosby lo primero que este hombre ciego vio fueron los ojos perfectamente amables de su Salvador. Jesús ama ayudar a aquellos que lo buscan. Miles de años han pasado y Jesús no ha cambiado.

“Ahora en el Cielo, escucha hosannas constantes de las huestes celestiales, y la Iglesia. Sin embargo, él está constantemente atento a todos nuestros clamores, incluso cuando un millón de nosotros los clamamos a gritos, todos a la vez “(Hughes)

Nuestras peticiones de ayuda, misericordia, compasión, sanidad,  fuerza y ​​disposición es dulce para los oídos y la alegría de su corazón. Así es que nunca tenga miedo de gritar a él por cualquier cosa y luego confié en que él hará lo que es mejor.

Mirando a Jesús,

 Image

Traducido por Larissa Zelaya-Barragan

Anuncios

2 Replies to “Vista al Ciego”

  1. Estar anhelandolo constantemente es lo mejor que puede suceder en mi vida, y tener esa certeza de que cuando lo busco lo puedo hallar y El se complace en mi busqueda de El.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s