Una vida rendida

mier sem 2 imagen 1 

 

Era una pregunta honesta…

 

“Maestro bueno ¿Qué haré para heredar la vida eterna?

 

Este pobre chico no debió darse cuenta de con quién estaba hablando.

“Maestro bueno”, sí… pero Jesús es algo más que “bueno” o “maestro”.

 

“Jesús es Dios en carne… Aquel que todo lo ve… incluyendo lo que hay dentro de nuestros corazones.”

Mientras el joven rico espera expectante por la respuesta, este “maestro bueno” comienza a recitar unos cuantos mandamientos.

“Increíble”, debió pensar el joven rico… “Soy GENIAL siguiendo reglas.”

  • No cometerás adulterio… listo
  • No matarás… listo
  • No robarás… listo
  • No dar falso testimonio… listo también!
  • Honra a tu padre y a tu madre… si señor… listo éste, ¡también!

“Hola, cielo, ¡allá voy!”

 

El pobre debía estar sintiéndose muy bien consigo mismo, hasta que Jesús hace caer la bomba… un asunto con los tesoros del joven rico y su corazón.

 

No tanto como un problema de normas… sino un asunto del corazón, seguro.

“… Aún te falta una cosa. Vende todo lo que tienes y dáselo a los pobres, y tendrás tesoros en el cielo. Luego ven y sígueme. “Lucas 18:22


“Vende todo lo que tengas…” esas palabras deben haber resonado en los oídos del joven rico cuando se dio la vuelta para alejarse.

 

 En otras palabras… entregar el ídolo en su vida.

 

mier sem 2 imagen 2

 

Jesús amó al joven rico demasiado para no decirle la verdad, a pesar de que el joven no lo aceptó y se alejó.

 

Permitir a los ídolos sentarse en el trono de nuestro corazón no nos hace ningún bien.

 

Y lo curioso de los ídolos es… que pueden tomar muchas formas. A veces vienen a nuestras vidas en forma de dinero, o de seguridad, poder o prestigio. Otras veces los ídolos pueden ser nuestras buenas obras, nuestra salud, nuestro marido o incluso nuestros hijos… cualquier cosa, incluso si se considera “buena” puede ser un ídolo si se ha vuelto más importante para ti que Dios.

¿Por qué le pidió Jesús a este joven rico que vendiera todo y diera su fortuna? Porque Jesús sabía que esa era la única manera de vivir de verdad…. rendida.


Millard Fuller sabe algo acerca de tener problemas de dinero y de cómo Dios puede estar en la vida de una persona después de que esta se rinde. A los 29 años Millard se había convertido en millonario… era un brillante hombre de negocios y tenía todo lo que el dinero podía comprar. Hasta que un día llegó a casa y encontró una nota de su mujer donde le informaba de que lo había dejado. Afligido por la noticia, Millard se sorprendió de que su esposa fuese tan infeliz… a sus ojos su mujer lo tenía todo y podía tener cualquier cosa que pueda desear. Pero no era feliz… estaba vacía. Millard fue tras su mujer y la encontró en un hotel en la ciudad de Nueva York. Esa noche la esposa de Millard compartió con él como eran las cosas de su mundo…. eso que la sociedad dice que es tan satisfactorio y maravilloso no estaba llenando el vacío en su alma. Se sentía muerta por dentro. Esa noche Millard y su esposa, Linda, decidieron entregar sus vidas a Jesús y vender todo lo que tenían. Ahora, en lugar de vivir vidas dedicadas a hacer el dinero, iban a usar los dones que Dios les había dado para ayudar a servir a los pobres. Poco después Millard y Linda comenzarían una organización de la que muchos de nosotros hemos oído hablar… Habitat para la Humanidad. (Habitat for Humanity)

 

 

 

Jesús le dice al joven en el versículo 22 “… ven y sígueme.”

Eso es todo mis queridas amigas, rendir nuestro “cumplir los mandamientos”, renunciar a nuestros “ídolos”, y sólo seguir a Jesús.

 

Sus pasos.

 

Jesús nos anima en el versículo 27 cuando dice: “Lo que es imposible para los hombres es posible para Dios.”

No podemos seguir a Jesús en nuestras propias fuerzas… pero podemos en las de Él.

 

Mantén tus ojos en Jesús, hazlo tu prioridad… vuelve a tu primer amor.

 

Como Millard y Linda Fuller, nunca se sabe lo que Dios hará a través de tu vida hasta que se la entregas a Él.

¡Vive entregada!

 

Hablemos:

 

¿Cuáles son algunas cosas en tu vida que necesitas entregar a Jesús para que puedas comenzar a seguirle mejor? ¿Qué te detiene? Quisiera saber cómo puedo orar por ti hoy.

 

¡Y recuerda… eres amada!

 

¡Ama a Dios grandemente!

 

Ángela – GoodMorningGirls.org

Traducido por Joanna Pérez de Merino

Advertisements

One Reply to “Una vida rendida”

  1. mis miedos para mi mis miedos a quedarme sola me han detenido a muchas cosas, desde que conoci a Dios se que nunca me dejara que el esta a mi lado,

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.