Estoy taaaan cansada

 “Estoy muy cansada”. ¿Escuchas o dices estas palabras con frecuencia? ¡Yo también!

 

Hay una estadísticas que dice que en 1850 la gente dormía una media de 9.5 horas en la noche. En 1910, ya con electricidad, la media de horas de sueño era de 9 horas. En 1950 la media bajó a 8 horas y para 2008, la media de horas que dormimos es de 6.5 cada noche.

 

Estamos cansadas porque tenemos sueño.

 

Y voy a decirte más. Estar cansadas afecta nuestro matrimonio, la relación con nuestros hijos y nuestro trabajo dentro y fuera del hogar de forma negativa.

 

Es mucho más difícil tener paciencia cuando estamos cansadas.

Es mucho más difícil ser consistentes en educar a nuestros hijos si estamos cansadas.

Es mucho más difícil estar “siempre gozosas” cuando estamos cansadas.

 

Entonces, ¿qué debemos hacer? Debemos hacer de nuestras horas de sueño, una prioridad. Debemos a comenzar a ser más sabias en cuanto a eso.

 

Efesios 5:15-16 dice: “Mirad, pues, con diligencia cómo andéis, no como necios sino como sabios, aprovechando bien el tiempo, porque los días son malos.

Evaluemos cómo pasamos las horas de nuestro día y consideremos hacer cambios:

 

1. Apaga la tecnología. Muchas veces nos quedamos despiertas hasta tarde viendo la televisión o trabajando en la computadora. La tecnología nos está robando el sueño. Leer un buen libro (¿qué mejor libro que la Biblia?) puede calmar nuestra mente y ayudarnos a conciliar el sueño fácilmente.

 

2. Establece rutinas que incluyan tiempo suficiente para tener un descanso adecuado. ¿Perdemos tiempo tratando de pensar qué hacemos para cenar o buscando algo? ¿Somos perezosas a la hora de limpiar y se nos acumula en trabajo? Controlar el sueño implica hacer un buen uso de las horas durante el día para que tengas tiempo suficiente para dormir.

 

3. Haz espacio en tus días para detenerte y oler las rosas… o echar una siesta en la tarde.

 

4. Hay que desconectar. Es difícil para mí no sentirme ansiosa por las mañanas para entrar a Facebook o a Twitter y ver qué pasó durante a noche. Pero esos minutos no deberían restarle tiempo a mi familia. Tenemos que desconectar de Facebook, mensajes, blogs… Si te es difícil, establece el tiempo que vas a gastar conectada y pon una alarma. Desconecta en cuanto suene la alarma.

 

5. Escoge la hora a la que vas a acostarte y sé consistente todas las noches. Es mejor para nuestros cuerpos si intentamos acostarnos a la misma hora todos los días.

 

Como dice Efesios 5:15, debemos ser sabias y diligentes en la forma en la que vivimos porque los días son cortos. Nuestras vidas no son más que un vapor – estamos aquí hoy y nos hemos ido mañana. No tomes esto como una excusa para pasar todo el día durmiendo. Mi intención es animar a aquellas mujeres que no están viviendo la vida que Dios tiene para ellas a plenitud porque están demasiado cansadas para ello. Somos débiles ante la tentación cuando nuestro cuerpo está exhausto. Pero cuando estamos bien descansadas, podemos estar alertas y preparadas para lo que venga.

 

Así que, analiza si tu sueño es suficiente y haz los cambios que sean necesitas. Tu familia va a ser bendecida al recibir el regalo de una esposa y una mamá bien descansada.

 

Caminando con el Rey,

Courtney – WomenLivingWell.org

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s