Vivir bajo la Providencia de Dios

Image

“También entonces llegaron algunos fariseos, y le dijeron a Jesús:—Vete de aquí, porque Herodes te quiere matar.” (Lucas 13:31)

 Como serian tus días si de verdad creyeras, recordando y viviendo como si todos tus días fueren ordenados por Dios? ¿Y si abrazamos cada hora, en realidad cada minuto que fue planeado por la mano cuidadosa de nuestro padre?

En nuestro estudio de hoy vemos que a Jesús se acercaban algunos fariseos furtivos que le decían que debía alejarse porque Herodes le quería matar. No se nos dice cuáles son los motivos de los fariseos estaban en alerta a Jesús, pero la mayoría de los analistas coinciden en que no fue a causa de algún afecto que sentían por él. ¿Estaban tratando de sacarlo de la ciudad? ¿Estaban tratando de asustarlo? Es posible. Pero lo más importante es ver cómo Jesús responde. No tenía miedo. Estaba imperturbable. Él sabía cuál era su propósito en la vida y no se dejo desviarse.

Él les contestó: —Vayan y díganle a ese zorro: “Mira, hoy y mañana expulso a los demonios y sano a los enfermos, y pasado mañana termino.” (Lucas 13:32)

Jesús concia el plan de su Padre y confió en el implícitamente. El sabía que Su Padre cuidaría de Él, estaría con El, le daría todo lo que el necesitara para completar su propósito. Jesús continúo su camino a Jerusalén predicando, enseñando, y hacienda Milagros porque el sabia que nadie ni nada podría causar que Jesús muriera antes de su hora. Ni Herodes. Esta verdad le permitió a Jesús moverse sabiamente y apasionadamente hacia su misión de Salvación. Jesús abrazo la doctrina de la providencia de Dios. Me encanta la manera en que el catecismo de Heidelberg define la providencia de Dios.

“La providencia de Dios es el Todopoderoso y el poder presente en todas partes, en el que por así decirlo va  a mano, que sostiene y gobierna el cielo, la tierra y todas las criaturas, para que las hierbas y el monte, la lluvia y la sequía, los años fecundos y estériles, comida y bebida, la salud y la enfermedad, la riqueza y la pobreza, sí, y todas las cosas vienen, no por casualidad, sino por su mano paternal”.

Dios sostiene y gobierna todas las cosas. Con razón Jesús no estaba ansioso. Él no sólo sabía y creía que Dios tiene completamente el control, pero su vida demostró que creía.

¿Qué acerca de nosotros? ¿Estamos conscientes de la providencia de Dios sobre nuestras vidas? ¿Realmente creemos que las dificultades, el sufrimiento y el dolor que experimentamos como hijas de Dios están allí por voluntad divina, para nuestro crecimiento y para la gloria de Dios (Rom 8). Creo que algunos de nosotros entendemos esto, pero sólo hasta la mitad.

 A veces es más fácil aceptar la mano de la providencia de Dios con las cosas grandes, ya que sabemos que están completamente fuera de nuestro control. Pero ¿qué pasa con las cosas pequeñas? ¿Vemos pequeñas interrupciones de la vida, como el plan de Dios para nuestros días? Fallamos aquí mucho. El tiempo no coopera con mis planes para una salida, el tráfico me atrasa cuando estoy de prisa por llegar a alguna parte, los niños no responden de la manera que esperaba después de hacer algo bueno por ellos. Es durante estos ensayos pequeños que fácilmente olvido la regla del Todopoderoso sobre mi vida. Y cuando me olvido yo respondo, no con la gracia o la oración o la bondad, pero con fastidio, enojo y frustración.

Pero la verdad es que todo en nuestra vida, grande o pequeño, placentero o doloroso, viene de la providencia del cuidado de Dios, y podemos estar confiados que no importa lo que enfrentemos tenemos un Dios que siempre está con nosotros (Mateo 28:20; Josué 1:9) y un salvador que ora por nosotros (Romanos 8:34)

La mano amorosa de Dios está sobre todas las circunstancias, desde el minute de detalle hasta la situación enorme y abrumadora. Así que podemos, como Jesús, caminar sabiamente en nuestro llamado en la vida y saber confiadamente que si Dios está con nosotros quien contra nosotros.

Mirando a Jesus

Image

Traducido por Larissa Zelaya Barragan

Advertisements

One Reply to “Vivir bajo la Providencia de Dios”

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.