Cómo Esperar

woman-waiting

Soy una persona impaciente.

No me gusta esperar, ni me gusta que me esperen. Soy de las personas a las que le gustan que las cosas se hagan y que se hagan ¡ahora!

No me gusta esperar en la cola del supermercado, no me gusta esperar que una reunión comience más tarde de lo que se había dicho, no me gusta esperar a alguien que llega tarde a una cita y, sobre todas las cosas, no me gusta esperar a que mi hija Nahiara salga del baño… no preguntes.

Sí, mi impaciencia me ha traído problemas en muchas ocasiones y, sí, el Señor ha trabajado (y sigue trabajando) durísimo conmigo en ese área de mi vida.

Y, sin embargo, cuando abro la Biblia, esperar es una de las cosas que los hombres y mujeres de fe retratados en ella suelen hacer… por largo tiempo. También Jesús llama a sus discípulos a esperar…la iglesia lleva casi 2000 años esperando Su regreso.

¡Eso es esperar!

 

Lucas 12:35-36

Estén ceñidos vuestros lomos, y vuestras lámparas encendidas; y vosotros sed semejantes a hombres que aguardan a que su señor regrese de las bodas, para que cuando llegue y llame, le abran en seguida.

Estos versículos nos instruyen sobre la espera y nos enseñan que debemos ser (buenos) mayordomos del tiempo que tengamos aquí en la tierra.

Cómo utilices tu tiempo hasta que el Señor regrese, importa. Importa mucho.

Ya que debemos esperar, tenemos que saber cómo hacerlo de la manera correcta. Hoy quiero compartir contigo 3 características de un buen “esperador”

 

1. Preparación – “ceñidos vuestros lomos”

La preparación consiste en estar preparado para la acción. Por eso tenemos la metáfora de la ropa, difícilmente se puede caminar con un pantalón que se te está cayendo, o, en el caso de la cultura antigua, con una túnica que se mueve para todos lados. Debemos estar bien preparadas y listas.

 

2. Acción – “vuestras lámparas encendidas”

¿Cómo? Podemos tener un deseo enorme de servir a Dios (por eso ceñimos nuestros lomos), pero a veces no tenemos la iluminación necesaria para hacerlo.

Salmo 119:105 “Lámpara es a mis pies Tu Palabra y lumbrera a mi camino”

Podemos pasar a la acción llenándonos de la Palabra de Dios, poniéndola en práctica en nuestras vidas, meditando en ella, memorizándola… De esa forma nuestro aceite nunca va a escasear y nuestra luz nunca dejará de brillar.

3. Expectación – “sed semejantes a hombres que aguardan a que su señor regrese”

¡Fiesta y regocijo! ¿Cómo te sientes cada vez que ves a un ser querido después de mucho tiempo separados? De esa forma nos sentiremos nosotras cuando Jesús regrese. Y es así como debemos vivir, con el gozo de conocer la celebración que se acerca, a pesar de las circunstancias, de los problemas, de las situaciones que estés atravesando. ¡El gozo va a ser grande! Vivamos proyectando ese gozo en nuestra vida.

 

No sabemos el día, no sabemos la hora, el momento… Pero de que viene ¡viene!

 

¿Estás preparada? ¿Estás haciendo lo que el Señor quiere que hagas? ¿Estás ocupada en las cosas de Dios o en las de la tierra? Y, sobre todo ¿De qué forma estás esperando que el Señor regrese? ¡Aprovecha el tiempo! Puede que sea más corto de lo que crees.

 

Edurne

Advertisements

2 Replies to “Cómo Esperar”

  1. Gracias, preciosa meditación, me has animado a seguir esperando en la voluntad y en el tiempo de Dios pacientemente, te bendigo, mil gracias

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.