La Simpatía de Cristo

Image

En el capítulo 7 de Lucas conocemos a un centurión, un soldado Romano de Alto Rango. El parece entender que los siervos eran más que una simple propiedad. De hecho el “Valoraba altamente” a uno de sus siervos, que cuando este siervo estaba postrado muriéndose el centurión envió a buscar a Jesús. El sabía que Cristo tenía el poder de sanar a su siervo sin tener que poner un pie en su casa. Jesús estaba satisfecho con la fe de este hombre y sano a su siervo.

También conocimos a una viuda el cual su único hijo recientemente había muerto. No tenía mas nada en el mundo. En medio del luto Jesús hablo palabras de simpatía a ella, y luego hizo más. Levanto a su hijo de la muerte.

En ambas vidas de estas personas vemos que Cristo mostro una bondad compasiva, una simpatía profunda, que ambas confortan y ayudan. Esta es una simpatía que Jesús tiene para todas las personas.

Un Salvador Comprensivo

La razón por la que Cristo puede simpatizar con usted es porque él ha estado “allí” personalmente, y se preocupa por ti. Ha pasado por la soledad, el miedo, la fatiga, el dolor y el estrés. Ha sufrido de un modo que nunca podremos  entender completamente  y lo hizo no sólo para su gloria, sino para nuestro bien. (Hebreos 4:15) Su gloria se ve en que a través de su sufrimiento salva a un pueblo para sí mismo y vence al diablo. Nuestro bien se encuentra en que él viene en ayuda de aquellos en dificultad permanente.

Bueno, ¿qué es lo que significa esto para nosotros? ¿Cómo nos afecta lo que estamos pasando?

Para el agobiado.

Jesús se sintió abrumado con su misión y culminó en el jardín de Getsemaní. Él estaba a punto de abandono, condenado injustamente y brutal crucifixión. Sus amigos lo abandonaron, negaron y lo traicionaron. El castigo por el pecado sería derramado sobre él de tal manera que la tortura física que había experimentado ya no sería nada en comparación. La separación de su padre estaba cerca y tenía miedo. Una  soledad segura le esperaba, y la magnitud de lo que él enfrentaba era una realidad aterradora. Piensa en esto cuando estés abrumado, no para que puedas concluir tu sufrimiento porque no  se compara, sino para que tengas confianza de acercarte a El que sabes lo que estás pasando y se compromete a ayudarte (Is. 58:9 )

Para los Fatigados

Jesús experimentó el cansancio en el cuerpo, la mente y el espíritu. Él sabía lo que era ser desgastado  a partir de las constantes demandas de la gente, de la embestida de los esquemas de Satanás, y de la persecución y el odio de los que no creyeron. Así que cuando estés  luchando con salir de la cama, ya que no crees que lo tienes en ti para hacer frente a todas las demandas y tentaciones de otro día mas, recuerda la promesa de Jesús para dar descanso al cansado, y toma su oferta. (Mateo 11:28)

Para el Triste

Jesús lloro. (Jn 11:35) cuando Lázaro murió Jesús estaba quebrantado genuinamente. Parece raro ya que el sabia que lo iba a resucitar de los muertos, pero él estaba conmovido por la muerte de su amigo y el luto de los que estaban a su alrededor. El sabía lo que María y Martha estaban sintiendo y el empático con ellos. Cuando estas triste y secretamente llorando en el baño o en la ducha Jesús sabe exactamente lo que estas sintiendo, y le importa. Pero el también tiene el poder que nadie más tiene, y puede cambiar tu llanto en alabanza (Salmos 30:11) y nuestra tristeza en gozo.

Para el solitario

Jesús tenía amigos, incluso algunos amigos muy cercanos, pero ellos no entendieron lo que estaba pasando. No podían entender quién era y para lo que El había nacido para llevar a cabo en su nombre. En su momento más desesperado de necesidad le fallaron. Lo dejaron. Él estaba solo. Jesús te conoce, tu soledad y el aislamiento, y las tentaciones que vienen con ese estado. Sin embargo, su promesa es segura. Él se queda contigo (Mt 28:20). Él nunca te abandonará (Deut. 31:6,8)
No importa lo que estés pasando recuerda esto:
“estas  en las manos sabias y misericordiosas de Aquel que te receta con infalible sabiduría y ternura y tiene más ternura de la que se puede encontrar en todos los corazones humanos en su conjunto” – John Newton

Buscando a Jesús,

Image

Traducido por Larissa Zelaya Barragan

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.