Venid en pos de mí

pisadas

Lucas 5:10b

No temas; desde ahora serás pescador de hombres.

Mateo 4:19

Y les dijo: Venid en pos de mí y yo os haré pescadores de hombres

Simón Pedro, Andrés, Jacobo y Juan, cuatro humildes pescadores fueron los primeros discípulos de Jesús, los primeros hombres a los que les dijo “venid en pos de mí”. Jesús escogió hombres iletrados y sin estudios en lugar de hombres educados para comenzar Su ministerio de enseñanza. No escogió a ningún rabí, ni escriba, ni fariseo, ni saduceo ni sacerdote. Escogió, como dice el libro de John McArthur, a 12 hombres comunes y corrientes.

¿Por qué?

1 Corintios 1:26-29

Pues mirad, hermanos, vuestra vocación, que no sois muchos sabios según la carne, ni muchos poderosos, ni muchos nobles; sino que lo necio del mundo escogió Dios, para avergonzar a los sabios; y lo débil del mundo escogió Dios, para avergonzar a lo fuerte; y lo vil del mundo y lo menospreciado escogió Dios, y lo que no es, para deshacer lo que es, a fin de que nadie se jacte en su presencia.

La elección de los apóstoles fue un juicio contra el judaísmo institucionalizado. Hacía mucho tiempo que Jesús estaba en pugna con aquellos que se veían a sí mismo como la nobleza religiosa de Israel. Juan 1:11 dice “A los suyos vino, y los suyos no lo recibieron”. Los líderes religiosos del judaísmo constituían el núcleo de los que rechazaban a Jesús.

Desenmascaró a la nobleza religiosa exponiéndolos como ladrones e hipócritas.

Condenó su bancarrota espiritual.

Dejó al descubierto su apostasía.

Públicamente condenó su pecado.

Los acusó de corrupción.

Denunció su falsedad.

No es extraño que el rechazo a Jesús fuera completo por parte de los líderes religiosos. Jesús era una amenaza a su poder, por lo que, desesperadamente, querían verlo muerto. Por eso cuando llegó el momento de que Jesús seleccionara a los doce apóstoles, no escogió personas de la clase que estaba tan dispuesta a destruirlo. En cambio, buscó a doce hombres, sencillos, comunes y corrientes, que, compensaban su falta de conocimiento religioso con disposición para aprender y ser moldeados por Jesús. Escogió hombres que se destacaban por su sencillez.

Los doce eran como el resto de nosotros, fueron seleccionados de entre los indignos y los descalificados. Eran, como Elías, hombres sujetos “a pasiones como las nuestras” (Santiago 5:17). No alcanzaron a las más grandes alturas del servicio porque hayan sido de alguna manera diferentes a nosotros. Su transformación en vasos de honra fue solamente obra del Alfarero.

Dios escoge a lo humilde, lo bajo, lo manso y lo débil de modo que no haya la más mínima duda sobre cuál es la fuente de poder que hace que sus vidas cambien al mundo. Escoge a quienes van a darle la gloria a El. Escoge instrumentos débiles para que nadie atribuya el poder a instrumentos humanos.

¿Qué requisitos se necesitan para trabajar en la obra de Dios? Entre otros…

…Fe

…Compromiso

…Disposición

…Humildad

…Amor a Dios

El poder de Dios se perfecciona en tu debilidad (2 Corintios 12:9). Deja que sea El quien te moldee, perfeccione y capacite. Responde a Su llamado…

(Tu nombre) Ven en pos de mí.

Edurne

Anuncios

One Reply to “Venid en pos de mí”

  1. Que hermoso Edurne, gracias! Estoy totalmente de acuerdo no somos mas que humildes vasos de barro, para que la gloria sea solo de nuestro Hacedor y Rey.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s