Tentado por Nosotros

Image

Todos hemos experimentado tentaciones de diferentes tipos. Hemos sido tentado a gritarle a nuestros hijos, perder el tiempo, o quejarnos de la circunstancias. Hemos sido tentados en no creerle a Dios, ignorar su palabra y chismear acerca de otras personas. La tentación ha estado alrededor desde el tiempo de Adán y Eva y no se ira hasta que Cristo regrese. Simplemente pon las tentaciones como una herramienta de Satanás para hacernos es coger lo malo y abandonar lo bueno.

Ni siquiera Jesús se libró de experimentar estos ataques del diablo, pero él se conservo a través de ellos para su gloria y para nuestro bien.

Jesús no se limitó a pasar el rato en el desierto durante 40 días, experimentando un poco de calor y  hambre y en ocasiones las burlas molestas del diablo. Fueron 40 días de real e implacable tentación de Satanás. La razón por la que era tan difícil fue porque Cristo no cedió “Luchó toda tentación, cada vez, totalmente, experimentando la fuerza sin paliativos de cada tentación, hasta que había logrado derrotar a cada uno de ellos, saliendo del lado victorioso.” (Bruce Ware, el hombre Jesucristo) fue 40 días de tortura.

 

Porque Cristo sufrió y persevero a través de las tentaciones el es capaz de simpatizar con nosotros en diferentes maneras (Hebreos 4:15).

1. Su simpatía (comprensión) es sabia.

Él conoce a los que pertenecen a él mejor que ellos mismos. Él conoce a sus ovejas (Juan 10:14) Dios conoce todos los pedazos complicados de nuestras vidas y cada uno de los detalles de las dificultades y tentaciones que se nos presentan. Él sabe exactamente lo que estamos pasando, y por lo tanto mejor equipado para ayudar.

2. Su simpatía (comprensión) es práctica

Jesús no se limita a darnos palabras de bondad o compasión. Él va más allá, actuando en nuestras vidas para lograr la perseverancia, el gozo, el poder y la gracia. “No satisfecho con una mera expresión de simpatía, Cristo imparte habilidad para cercar, el poder de soportar, la gracia de superar.” (Octavious Winslow, Cristo y el cristiano en Tentación, 1877)

3. Su simpatía (comprensión) es sensible

Es fácil para algunos ver a Jesús como el hombre estoico que sólo ha hablado de las cosas espirituales. Es difícil imaginar a Jesús y sus amigos sentados alrededor y hablar del tiempo, las sandalias, el matrimonio o el nuevo restaurante en la ciudad. Aunque Jesús era Dios, él también era plenamente hombre y tenía emociones como tú y yo. Él se rió y estaba alegre, sintió amor y la ira, sintió compasión incluso hasta el punto de llorar por un amigo que había muerto (Juan, 11:35). El siente una ternura hacia ti cuando estás siendo tentado. Él ha estado ahí, él es un “compañero de fatigas” y sabe cómo las tentaciones difíciles pueden ser.

“Él es tocado con nuestra miseria, tocado con nuestra tentación, tocado con nuestro dolor.” (Octavious Winslow, Cristo y el cristiano en Tentación, 1877)

4. Su simpatía (comprensión) es devota.

Me encanta esto. Jesús ora por usted – por mí! Él se preocupa mucho de lo que habla al Padre en nuestro nombre, para nuestro bien (Romanos 8:34;. Lc 22:31). ¿Ves la cantidad inagotable de la gracia y la bondad de Jesús derrama sobre nosotros? ¿Ve usted lo que es tener un salvador generoso? Su oración por nuestra perseverancia asegura nuestra victoria.

Al igual que el diablo tentó a Cristo también a nosotros  nos tienta. Mientras que él no puede quitar nuestra salvación intentará todo lo posible para robarnos de nuestra comunión con Cristo, para hacernos débiles e inútiles para el avance del Reino de Dios. Él fija su mira en ti y tu destrucción, porque en Cristo tenemos todo.

“Los Piratas no van tras vasijas  pobres y vacías, y los mendigos no tienen por qué temer al ladrón. Los que tienen más de Dios, son los más ricos en la gracia – serán más asaltados por Satanás, quien es el pirata más astuto de el mundo”.
(Thomas Brooks, Remedios preciosos contra las artimañas de Satanás, 1652)

Pero si bien el objetivo de Satanás es nuestra ruina, Dios lo usa para nuestro bien, para la prueba y el fortalecimiento de nuestra fe (Santiago 1:12-13).

Aquí hay tres maneras en las que podemos resistir.

1. Mantente cerca de la palabra de Dios.

La Biblia es una gracia que Dios ha puesto en nuestras vidas. Tenemos que leer y saber muy bien porque es para nuestra salvación, nuestro crecimiento y nuestra protección (Prov. 12:24;. Gal 6:16).

Si dejamos de lado la palabra de Dios, entonces Satanás nos llevará de la mano y nos conduce a sus trampas. (Thomas Brooks, Remedios preciosos contra las artimañas de Satanás, 1652)

2. Busca la sabiduría

Hay una diferencia entre ser educados y ser sabio. La sabiduría es la palabra de Dios que se aplica a nuestra vida diaria. (Prov. 15:24)
“No es más cristiano el que lo sabe, pero el más sabio cristiano, que ve, evita y escapa de las trampas de Satanás.” (Thomas Brooks)

3. Se Vigilante

Satanás está atento  de cualquier oportunidad para hacernos daño. Ya sea en pequeñas o en grandes vías. Él quiere robar nuestra paz, pervertir la conciencia, romper nuestra alegría y nos alimenta la culpa y la desesperación. (1 Pedro 5:8).

Satanás tratará de susurrar todo tipo de mentiras y razones para que nosotros nos demos por vencidas. No razonar con las tentaciones, pero resístelas corriendo hacia Cristo en busca de ayuda. Un dicho de Catherine Bretterege “No razones conmigo, yo  solo soy una mujer débil, si usted tiene algo que decir, dígaselo a mi Cristo, él es mi defensor, mi fortaleza y mi redentor, el abogara por mí.”

Mirando a Jesus,

Image

Traducido por: Larissa Zelaya Barragan

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s