Mirar hacia el Evangelio

Imagen1

“Para Dios no hay nada Imposible.”
Lucas 1:37

Me gusta celebrar el Nuevo año. Bueno, no puedo recordar la última vez que realmente me quede despierta hasta media noche, pero de todas formas me encanta el Fin de año. Usualmente salimos a comer y luego pasamos una noche tranquila, (como la tranquilidad de una tarde como alguien puede tener con 4 hijos) en casa. Pero me encanta planearla y anticipar todas las cosas que voy hacer para el Nuevo Año.

Un desarrollo en las listas y el año nuevo me da una gran oportunidad de alocarme en la lista. Tengo una lista de libros que quiero leer, estudios bíblicos que voy a trabajar, malos hábitos que voy a quitarme de encima, y los nuevos hábitos que voy a desarrollar. Trato de poner juntos las rutinas de limpieza más eficientes y buenos planes financieros, y nuevas metas de salud para mí y para mi familia.

Siempre tengo expectativas muy altas y luego sucede lo inevitable. Fracaso!  Para  el 02 de enero de este año, me sentía un poco deprimida porque he regañado a los niños, no he comenzado a leer ningún libro, sin embargo, pasó otro día en pijama, no me lavo los dientes hasta la tarde, me he atrasado en la lavandería (sólo toma una milésima de segundo para conseguir en atrasarse en la ropa en mi casa), … a ver sí así se entiende la idea.

Creo que del 1 de enero como una fecha mágica que de alguna manera me hará despertar más paciente, más organizada, más alegre y más santa en general. Por una fracción de segundo, es fácil olvidar que sin Dios no puedo hacer nada.

Me encanta y necesito este versículo de Lucas 1. María le acababa de decir algo descabellado. Ella va a tener un bebé cuando aún era virgen. Si eso no es parece suficientemente imposible, este bebé va a ser el Hijo de Dios. Ella va a dar a luz a Aquel que la creó y algún día, la salvaría. María tiene dificultades para envolver su cerebro alrededor de todo esto y se pregunta cómo podría ser cierto. Ella le pregunta: “¿Cómo puede ser esto?” El ángel le dice que “nada es imposible para Dios”

Permítanme compartir algunas cosas con usted que estoy predicando a mí misma en estos momentos.

 

1. Mi Fracaso no me define.

A pesar de que se producirá un error en mi mejor intento de hacer el bien, Dios nunca fallará en su amor y aceptación hacia mí (Salmo 136). Este es el corazón del evangelio: que soy buena con Dios por su gracia y su gracia permanece siempre está disponible para mí. Dios me quiere mucho  sin importar lo demás  y eso me hace tener ganas de trabajar con más fuerza.

 

2. Mi Fracaso no me arruina.

Dios ha prometido continuar con el buen trabajo que se ha iniciado en mí. Y a pesar que voy a fallar, Dios será fiel. Él me santifica, me cambia, me fortalece y me ayuda (Hebreos 13:5-7). Él me va a animar, suavemente, me reprenderá  y finalmente me hará perfecta.

 

3. Mi Fracaso no es el fin.

A pesar de que se producirá un error eso no significa que el éxito es imposible. Todo el bien que quiero hacer es imposible si se intenta por mi cuenta, pero para Dios todo es posible (Mateo 19:26). El Dios que creó el mundo de la nada, el Dios cuyo hijo fue concebido milagrosamente en el vientre de una virgen, el Dios que puede salvar a “los ricos”, el Dios que puede hacer lo imposible es mi Dios. Y él está conmigo, en mí y para mí.

 

 

Estoy bastante segura de que todos hemos fallado en nuestras resoluciones de año nuevo y les puedo prometer que va a suceder una y otra vez, pero tomemos la determinación de ir siempre al pie de la cruz, si corremos, gateamos, o nos arrastramos nosotros mismos para llegar allí. En esa cruz empapado de sangre vamos a encontrar la fuerza, el ánimo, la alegría y el poder de ser más como Jesús. Estoy orando con confianza que a lo largo de este año habrá un cambio real, ya que con Dios nada es imposible.

Mirando hacia Jesús,
Jen

 

Escrito por Jen, GoodModningGirls.org

Traducido por: Larissa Zelaya Barragán

 

Anuncios

One Reply to “Mirar hacia el Evangelio”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s